Saber cómo ahorrar energía en casa es muy importante. Cambiar algunos elementos del hogar o modificar tus costumbres te permitirá obtener un ahorro mes a mes en la factura de la luz y del gas. Dejarás de consumir energía que no necesitas y ahorrarás dinero.

Este artículo es extenso pero he intentado dejarlo todo bien ordenado y que quede expresado de la manera más sencilla posible. No necesitas leerte el artículo del tirón, y es probable que si lo haces se te pasen aspectos por alto, puedes ir al apartado que más te interese o repartir la lectura en varios días. En la tabla de contenidos tienes el menú con enlaces a cada apartado de esta guía para ahorrar energía en casa.

El artículo está dividido en 4 bloques: cómo ahorrar en calefacción, cómo ahorrar energía en agua caliente, cómo ahorrar electricidad y un bloque extra sobre cómo ahorrar en la factura de la luz. ¡Vamos allá!

1. Cómo ahorrar en calefacción

Cómo ahorrar en calefacción

El consumo energético por calefacción dependerá del sistema de calefacción que tengamos, el aislamiento de nuestra vivienda y la temperatura que marquemos en el termostato. Conviene revisar estas tres áreas y mejorar aquellas que no estén bien. Hay soluciones más fáciles, como ajustar la temperatura de la vivienda, y otras más complejas, como mejorar el aislamiento de la vivienda.

 

1.1. Aislamiento

Importancia del aislamiento para ahorrar energía

De la calidad del aislamiento de nuestra vivienda dependerá una buena parte el consumo de calefacción. Un aislamiento deficiente disparará el consumo en los días fríos y poco después vendrá una factura bastante abultada. Para mejorar el aislamiento hay que fijarse principalmente en tres partes de la casa: las paredes, las puertas y las ventanas.

1.1.1. Paredes

El grosor, el material de construcción, presencia de cámara de aire… son varias las características que influyen en si una pared tiene buen o mal aislamiento térmico. Si tienes una vivienda en propiedad y el aislamiento es deficiente puedes plantearte mejorarlo.

Existen soluciones como insuflar espuma aislante en la cámara de aire de la pared o colocar paneles aislantes en el interior o exterior de la vivienda. Son medidas que requieren de una inversión algo elevada, por lo que debes considerar si merece la pena en tu caso. Si es así llama a un profesional y que te haga un presupuesto.

1.1.2. Puertas

En las puertas debes prestar mucha atención a las corrientes de aire. Es común que haya un hueco entre la puerta y el suelo, si es así deberás taparlo. En tiendas venden burletes para colocar en esa zona de la puerta. Es un producto económico y de fácil instalación que contribuirá al ahorro energético en el hogar.

1.1.3. Ventanas

Las ventanas pueden presentar graves deficiencias en cuanto al aislamiento térmico. Para saber cómo actuar en el aislamiento de las ventanas vamos a ver primero las partes que la componen:

  • Cristal: puede componerse por un vidrio simple, doble o incluso triple. En los vidrios dobles o triples el cristal dispone de cámara de aire, lo que mejorará el aislamiento.
  • Marco: principalmente son de madera, PVC o aluminio. Para el aluminio es fundamental que disponga de rotura de puente térmico.
  • Persiana: El hueco de la persiana se sitúa sobre la ventana y puede estar mal aislado.

Mejorar aislamiento en de las ventanas

La recomendación básica es que si tu ventana es de cristal simple, corredera o cierra mal te plantees actuar. Si tu vivienda lo permite puedes colocar doble ventana (añadir una nueva ventana a la que ya tienes) o sustituir las ventanas existentes por otras con mejores características. Es una medida de eficiencia energética que supondrá un coste pero que lo acabarás amortizando.

No obstante, puede suceder que tus ventanas sean buenas, pero que los días de frío o viento al acerar la mano notes como entra algo de aire. Hay que eliminar estas corrientes mediante burletes. Colocándolos conseguirás que al cerrar la ventana se supriman por completo las corrientes de aire.

También debes fijarte en la unión entre el cristal y el marco. Si no está bien fijado y observas que entra aire puedes aplicar un poco de silicona para sellar correctamente la ventana. También te puede servir la silicona para posibles huecos que aparezcan entre las distintas partes del marco o la unión entre el marco y la pared.

Los cajones de persiana antiguos suelen presentar deficiencias de aislamiento, especialmente si son de madera. Confirma que no entra aire por esa zona. Las persianas las puedes utilizar las noches de invierno para proteger la vivienda del frío: cuando caiga la noche bájalas por completo.

 

1.2. Tipo de calefacción

Ahorrar luz en función del tipo de calefacción

Los sistemas más comunes para calentar una vivienda son la caldera de gas, los radiadores eléctricos y la bomba de calor. Aunque existen otros sistemas, como una caldera de biomasa o geotermia, en este artículo me voy a centrar en estos tres.

Hay algunos consejos que debes tener en cuenta, independientemente del sistema de calefacción que tengas:

  • Aprovechar la luz del sol. Cuando salga el sol sube las persianas y corre las cortinas. Si dejas que entre la luz del sol en tu vivienda estarás recibiendo una fuente de calor gratuita por radiación.
  • Ventila durante 10 minutos. No es necesario que ventiles más tiempo. Es recomendable que abras más de una ventana al ventilar para que se renueve el aire por completo.
Ventilar durante demasiado tiempo hará que se enfríen el aire, los muebles y las paredes y necesitarás más energía para volver a ventilar la vivienda. Al ventilar durante 10 minutos solo tendrás que calentar el aire que se ha renovado.

1.2.1. Caldera de gas

La caldera de gas suele funcionar tanto para calefacción como para el agua caliente sanitaria. Si la caldera es de condensación se convierte en una de las opciones más económicas para calentar la casa, pero puedes seguir estos consejos si quieres saber cómo ahorrar energía en tu calefacción con caldera de gas:

  • Purga los radiadores. Vigila que tus radiadores estén bien purgados.
  • Coloca válvulas termostáticas. Las válvulas termostáticas permiten ajustar la temperatura de cada radiador individualmente. Podrás cerrar los que no necesites o bajar la temperatura de aquellas estancias que no necesiten tanta calefacción.
  • No cubras los radiadores. Evita secar la ropa sobre ellos, colocar cubreradiadores o taparlos con muebles.

1.2.2. Radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos tienen la ventaja de que no requieren instalación y su coste de adquisición es el más bajo, pero a pesar de esto son los menos recomendados. Su consumo eléctrico es muy elevado y acabarás pagando más con ellos que si tienes una bomba de calor o una caldera de gas.

“Hay algo que debes tener muy claro: el radiador eléctrico de bajo consumo no existe”

A medida que pasan los años amortizarás los sistemas de calefacción más eficientes. Hay marcas que te venden su radiador eléctrico como si fuese de bajo consumo, pero ten claro que este tipo de calefacción al final es la que más consume.

Si tu casa tiene este tipo de radiadores no te preocupes, siguiendo estas recomendaciones podrás reducir tu factura de la luz:

  • Cierra puertas y aísla ventanas. Si calentar tu vivienda con radiadores eléctricos es caro no desperdicies ese calor. Cierra la puerta de las habitaciones que estén sin uso y vigila que las puertas y ventanas estén correctamente aisladas.
  • Utiliza el radiador como es debido. Estos radiadores deberían traer dos ruedas: una para controlar la potencia (calentará más rápido o más despacio) y otra que lo apagará al llegar a cierta temperatura. Encuentra la posición de esta segunda rueda para que apague a una temperatura que sea suficiente. Si se mantiene encendido hasta calentar la casa a 25 ºC estarás consumiendo energía innecesaria.
  • Si tienes varios radiadores intercala su uso. Hay programadores muy sencillos y baratos que te permiten utilizar aparatos eléctricos a las horas que tu quieras. Enciende por intervalos cada radiador para que no haya dos o más a la vez, así no necesitarás tanto término de potencia. No es una medida de ahorro energético pero sí que te ahorrarás unos euros si bajas el término de potencia de tu factura.

1.2.3. Bomba de calor

Utilizar una bomba de calor para calentar la vivienda es elegir un sistema muy eficiente. Tiene un rendimiento mucho mayor que los radiadores eléctricos, y esto se acabará traduciendo en un ahorro económico. Pero a pesar de su alta eficiencia debes tener presente algunos conceptos.

  • Que sea inverter. La tecnología inverter regula la velocidad del compresor para poder trabajar de forma más eficiente.
  • COP y SCOP. Si vas a comprar una bomba de calor fíjate en los que tengan el COP y el SCOP mayores.
  • Evita apagados constantes. Las paradas y arranques continuas están desaconsejadas. Intenta hacer un uso más suave y continuado.

 

1.3. Temperatura del hogar

Ahorro de energía con la temperatura del hogar

La temperatura a la que tenemos la vivienda afectará directamente en el consumo energético. Un simple gesto como variar la temperatura de nuestro termostato un grado o dos influirá directamente en el ahorro energético del hogar.

La temperatura ideal en casa depende de varios factores, pero para resumir, si quieres ahorrar en calefacción, la temperatura para tu vivienda en invierno no debe superar los 21 ºC.

2. Cómo ahorrar energía en agua caliente

Cómo ahorrar agua caliente

Ahorrar agua caliente tiene un doble beneficio: estarás gastando menos agua corriente y reducirás el consumo de energía.

“Para ahorrar energía en la ducha debes: tardar menos tiempo en ducharte, bajar la temperatura del agua y reducir el caudal”

Es un consumo que se produce durante todo el año y representará un porcentaje importante de tus facturas. Gestos inofensivos como abrir el grifo de agua caliente unos pocos segundos consumen más energía de lo que pensamos.

Si no lo tienes ya, instala aireadores para reducir el caudal en todos los grifos. Son muy recomendables, ya que una vez los instales te podrás olvidar de ellos. Además de los aireadores, para saber cómo ahorrar energía en el uso del agua caliente debes pensar primero para qué utilizas cada grifo.

  • El grifo de la cocina. Es mejor poner el lavavajillas (en modo eco) antes que fregar los platos con agua caliente.
  • El grifo del baño. Evita el uso del agua caliente al lavarte las manos. Calentarás todo el agua que hay en el camino entre la caldera y el grifo para unos pocos segundos de uso.
  • La alcachofa de la ducha. Mira el apartado 2.1.

 

2.1. Ahorrar agua en la ducha

Cómo ahorrar agua en la ducha

El ahorro de agua caliente en la ducha puede darse de tres formas posibles:

2.1.1 Reduciendo el tiempo de la ducha

Reducir el tiempo que pasas en la ducha dependerá solo de ti. Cuanto más tiempo tardas en ducharte más gas o electricidad estarás gastando. Si te cuesta puedes ayudarte poniendo una alarma cada vez que te duches.

2.1.2. Bajando la temperatura del agua

Ducharte con agua un poco más fría contribuirá a ahorrar energía en casa. En tu grifo monomando (si tienes uno bimando plantéate cambiarlo) acostúmbrate a dejarlo un poco más al centro. No obstante, puedes ahorrar con la temperatura del agua también de estas dos maneras:

  • Grifo termostático: son grifos encargados de mezclar el agua para que salga siempre a la misma temperatura. Evitarás que nadie en la vivienda se duche a más temperatura de la necesaria.
  • Bajar la temperatura del agua que sale de la caldera: no se trata de ponerlo exactamente a la temperatura que quieres en la ducha, pero si la tienes muy elevada el bajarla contribuirá a ahorrar.

2.1.3. Reduciendo el caudal de agua que sale de la alcachofa

En las características de una alcachofa de ducha tiene que venir el caudal en litros por minuto (l/min). A la hora de comprar una elige la que menos caudal tenga. Y si no viene, desconfía. De esta manera cada vez que te duches ahorrarás unos cuantos litros de agua caliente. Es una medida sencilla y directa para todos los que quieran saber cómo ahorrar energía en la ducha.

 

2.2. Termo eléctrico

Cómo ahorrar energía con el termo

Si tienes termo en casa te interesará echar un vistazo a la entrada que publiqué analizando el consumo de un termo eléctrico.

Las viviendas que utilizan este sistema para calentar el agua sabrán los inconvenientes que tiene: resulta más caro, se acaba el agua caliente si se tarda en la ducha… Pero hay otro problema importante: el termo eléctrico tiene pérdidas por calor constantemente.

Las recomendaciones para ahorrar agua en la ducha también se pueden aplicar a las viviendas con termo eléctrico, pero adicionalmente aquí van unos consejos rápidos para ahorrar energía con el termo:

  • En termos de gran capacidad puedes disminuir la temperatura del agua. Así tendrá menos pérdidas al ser menor la diferencia de temperatura.
  • No lo dejes siempre encendido: apágalo cuando te vayas a ir de casa o deja que funcione solo durante las horas que es más barata la electricidad.
  • Si está en una zona fría de la casa tendrá más perdidas. Si compras un nuevo termo busca el que mejor aislamiento tenga o controla mejor las horas que está en funcionamiento con algún enchufe inteligente.

3. Cómo ahorrar electricidad

Cómo ahorrar electricidad

Para ahorrar en electricidad tienes dos tipos de consumos contra los que actuar: los grandes consumos de corta duración y los pequeños consumos que se extienden en el tiempo. Me explico. Es igual de importante el consumo del horno mientras cocinas que el del stand-by de la televisión. Ambos te tienen que preocupar.

“Es igual de importante el consumo del horno mientras cocinas que el del stand-by de la televisión”

Lo que debes saber sobre cómo ahorrar luz es que debes aplicar pequeños cambios a tu vivienda y en tu actitud, que si se mirasen por separado apenas supondrían un ahorro energético, pero que en conjunto lograrán un importante ahorro en tu factura de la luz.

Cambiar una bombilla o utilizar la tapa de la cazuela mientras cocinas apenas hará que ahorres en la factura de electricidad, pero incorporar en tu rutina ciertos hábitos y adaptar tu vivienda para que consuma menos provocará que la factura sí que se reduzca considerablemente cada mes.

 

3.1. Iluminación

Cómo ahorrar electricidad en la iluminación

Ahorrar en luz es realmente sencillo con la tecnología LED. El precio de este tipo de bombillas ha ido descendiendo y actualmente no supone tanto coste realizar este cambio. Si por casa tienes alguna bombilla incandescente no te lo pienses: cámbiala por una bombilla LED.

Los casquillos E27, E14, GU10 o GU5,3 no ofrecen ninguna dificultad. Bastará con cambiar a bombilla LED como lo hacías cuando se te fundía la bombilla incandescente. Las bombillas LED tienen una amplia gama de intensidad y color de luz, podrás elegir la que mejor se adapte a tus gustos y a la estancia.

Te puede interesar: Características de un LED

Los fluorescentes sí que requieren más atención. Pregunta en la tienda donde vayas a comprar el fluorescente LED, ya que éste puede ir a 12 V o a 230 V (corriente continua o corriente alterna) y en función del tubo LED variará su instalación. Los tubos de 12 V son más sencillos de instalar, ya que suelen llevar en su interior las reactancias electrónicas y electromagnéticas, y bastará con cambiar el tubo antiguo por el tubo LED y retirar el cebador.

 

3.2. Stand-by

Cómo ahorrar electricidad con el stand-by

Los consumos por stand-by no son elevados, pero al producirse continuadamente al final suponen gasto económico a tener cuenta. Cuando un aparato electrónico o un electrodoméstico está en stand-by sigue consumiendo electricidad. Esto sucede cuando apagamos el aparato con el botón en lugar de desenchufarlo de la red eléctrica.

Para eliminar el stand-by tienes tres opciones:

  • Desenchufar de la red eléctrica. Directamente desenchufar de la pared lo que quieras apagar por completo.
  • Colocar una regleta. Hay regletas que disponen de un botón de encendido y apagado. Bastará con pulsar ese botón para apagar todo lo que esté conectado a la regleta.
  • Colocar un enchufe inteligente. Enchufes controlados por mando a distancia o por el móvil facilita la tarea de apagar por completo los aparatos. De esta manera no tendrás que acercarte a apagar la regleta si está de difícil acceso.

 

3.3. Electrodomésticos

Cómo ahorrar electricidad en los electrodomésticos

Cuando vayas a comprar algún electrodoméstico verás que viene acompañado por el etiquetado energético. No lo ignores, es importante que busques los electrodomésticos que mejor clasificación energética tengan. Aunque el precio de venta sea más elevado, el consumo a lo largo de su vida útil será menor, lo que compensará su precio.Calificación energética electrodomésticos

Piensa que una nevera o una lavadora van a estar contigo muchos años. Cuanto menor sea su consumo energético menor será el gasto que produzca en la factura de la luz año tras año.

Además de la etiqueta energética, en el uso diario de los electrodomésticos se puede ahorrar luz, y aquí van unas cuantas recomendaciones rápidas para utilizarlos de la mejor forma posible:

Nevera

  • Limpia la parte trasera de tu nevera de forma periódica.
  • No metas comida caliente. Deja que se enfríe primero.
  • Lo que necesites descongelar lo puedes hacer en la nevera, aportará el frío que necesita.
  • Abre la nevera solo cuando sea necesario. Si abres por abrir necesitará encenderse para recuperar la temperatura perdida.

Horno

  • No lo utilices para descongelar. Si tienes prisa lo mejor es el microondas.
  • Puedes hacer un precocinado en el microondas y luego continuar en el horno. Así ahorrarás algo de energía.
  • Mantén el cristal bien limpio para que no lo necesites abrir la puerta durante el cocinado. Parece un gesto inofensivo pero el horno perderá temperatura que tendrá que recuperar.

Vitrocerámica

  • Que la sartén cubra el completo la superficie del fuego de la vitrocerámica.
  • Las cazuelas aprovecharán mejor la energía si las utilizas con tapa.
  • Apaga la vitrocerámica o el fuego antes del fin del cocinado. Utilizarás así el calor residual.

Lavavajillas

  • Utiliza siempre el programa eco: ahorrarás agua y energía.
  • No lo pongas a media carga. Espera hasta que se llene.

Lavadora

  • Utiliza programas fríos. Calentar el agua es lo que más consume.
  • No seques la ropa que acabas de lavar sobre los radiadores.

Aire acondicionado

  • En verano no programes una temperatura inferior a 26 ºC. Con esa temperatura será suficiente.
  • Si la casa está muy caliente no pongas el aire a 21 ºC para que enfríe antes, enfría igual de rápido si lo pones a 26 ºC.
  • Vigila que los filtros estén limpios.
  • ¿Realmente lo necesitas? Puede que haya días que con un ventilador sea suficiente.

A partir de ahora, si alguien te pregunta cómo ahorrar luz ya sabes todo lo que puedes recomendarle.

4. Cómo ahorrar en la factura de la luz

Cómo ahorrar en la factura de la luz

Al ahorrar energía estarás ahorrando en la factura de la luz y del gas, pero también puedes pagar menos luz si cambias el contrato de suministro. Hasta ahora habías visto cómo haciendo cambios en tu vivienda o en tu forma de actuar conseguías reducir el consumo energético, pero en este último bloque vas a ver cómo pagar menos luz con unos simples cambios con la comercializadora de luz. Me centraré en la factura de electricidad.

 

4.1. PVPC o mercado libre

En España el mercado eléctrico es realmente complejo. La buena noticia es que con saber la diferencia entre PVPC y mercado libre vas a poder elegir tarifa sin que te líen.

PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), precio marcado por Red Eléctrica de España para el kWh que varía en función de la hora y el día. Solo lo pueden ofrecer las comercializadoras de referencia, que son (listado de la CNMC):

  • Endesa Energía XXI, S.L.U.
  • Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U.
  • Gas Natural S.U.R., SDG, S.A.
  • EDP Comercializadora de Último Recurso, S.A.
  • Viesgo Comercializadora de referencia, S.L.
  • CHC Comercializador de Referencia S.L.U.
  • Teramelcor, S.L. (Melilla)
  • Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta Comercialización de Referencia, S.A. (Ceuta)

Puedes elegir discriminación horaria en esta tarifa.

El mercado libre ofrece un precio fijo para el kWh, independientemente de la hora o el día. Cada comercializadora elige el suyo en función de cómo estime que evolucionará el precio de la luz. Si se equivoca y ofrece un precio demasiado bajo no te lo podrán cambiar hasta que se acabe el contrato.

El truco: elegirán siempre un precio con margen de error por si se encarece la electricidad.

También puedes elegir discriminación horaria en esta tarifa.

¿Qué es mejor?

No se sabe cómo evolucionará el mercado eléctrico. Lo que sí se sabe es que, hasta ahora, si se compara lo que se paga al año en el mercado libre y con PVPC, es más económico el PVPC.

Pero como en PVPC el precio varía cada hora, aunque globalmente pueda resultar más económico, hay épocas en las que saldrá más caro. Esto da pie a que en esas épocas de precios caros en PVPC nos bombardeen con noticias en telediarios de lo cara que está la electricidad. Y aparecerá el comercial de turno intentando que cambiemos de compañía y que salgamos del PVPC.

 

4.2. Discriminación horaria

La discriminación horaria, antigua tarifa nocturna, está disponible tanto en mercado libre como en PVPC. Consiste en ofrecer dos precios:

  • Punta (caro): de 13:00 a 23:00 en verano y de 12:00 a 22:00 en invierno (10 horas al día).
  • Valle (barato): de 23:00 a 13:00 en verano y de 22:00 a 12:00 en invierno (14 horas al día).

¿Merece la pena?

Por lo general sí. Aunque el periodo valle sea por la noche tiene dos ventajas importantes: son más horas al día que el periodo punta y el precio baja más en valle de lo que sube en punta.

Aquí tienes un pequeño esquema con las tarifas que puedes elegir (si necesitas verlo más grande haz click sobre la imagen):

Qué tarifa de factura de la luz elegir

 

4.3. Término de potencia

Pagas por cada kWh consumido en tu vivienda, pero también por el término de potencia (kW) que tienes contratado (si te lías entre kWh y kW aquí expliqué la diferencia entre potencia y energía). El ahorro es sencillo: cuanta menos potencia tengas contratada menos pagarás cada mes en la factura de la luz.

Para conocer si puedes bajar de potencia y cuánto bajarla tienes estas opciones. Las he ordenado de menos fiables a más fiables (según mi criterio).

  • ¿Te ha saltado alguna vez el ICP? Si nunca te han saltado los plomos casi con toda seguridad puedes bajar algún tramo de potencia.
  • Haz un cálculo: puedes sumar los electrodomésticos que llegas a utilizar simultáneamente y calcular la potencia que necesitas.
  • Instala un medidor de consumo eléctrico: se instalan en el cuadro de distribución de la vivienda y te mide y registra varios valores, entre ellos la potencia.
  • Descárgate las medidas de tu contador inteligente: si te registras en la web de tu distribuidora (que no comercializadora) te podrás descargar las lecturas de tu contador inteligente. Ahí podrás mirar la potencia máxima que has necesitado.

Si has optado por calcular la potencia pero tienes dudas en internet hay numerosas tablas y calculadoras para obtener un valor aproximado de la potencia que necesitas.

 

4.4. Vale, ¿pero entonces qué tarifa elijo?

La mala noticia es que no te voy a contestar: la tienes que elegir tú. Si dejas que un comercial te venda su compañía de luz te va a decir que es la mejor, que tiene los precios más bajos y muchas cosas más, por lo que debes ser tú quién se informe de qué opción es la mejor para ti. Lo que sí que voy a hacer es darte unos consejos.

  • PVPC. Yo tengo contratado una tarifa en PVPC y estoy contento. No estoy pendiente del precio de la electricidad salvo si sé que voy a hacer un consumo elevado (y a veces ni eso). Que no te la vendan como que tienes que estar constantemente mirando el precio del kWh.
  • Mercado libre. Si no quieres estar en PVPC porque prefieres un precio fijo huye de las grandes compañías. La comercializadora es la encargada de facturarte, por lo que si hay algún problema será con las que tengas que tratar. Comercializadoras con pocos años de vida y cooperativas están haciendo muy buen trabajo. Tienen buenos precios, buena atención al cliente y casi siempre ofrecen energía 100 % renovable.
  • La jugarreta: el I.V.A. y el impuesto eléctrico. Cuando comparas precios del kWh en el mercado libre verás que algunas comercializadoras ya incluyen el I.V.A. y el impuesto eléctrico y otras lo ocultan. Si ya de entrada te ocultan detalles de tu tarifa… ¿Qué no harán después?
  • Discriminación horaria. Si crees que vas a tener al menos un 30 % del consumo en el periodo valle (barato) te recomiendo que la tarifa que escojas sea con discriminación horaria.
  • Comerciales. Sabrán venderte como nadie su comercializadora pero seguramente no sea la mejor opción. Compara precios por tu cuenta y contrata la tarifa que mejor te venga sin que te presionen.
  • Término de potencia. ¡Ajusta la potencia contratada!

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest