Calefacción: guía completa

La calefacción de una vivienda o de un local se basa en una sencilla premisa: aportar calor a la estancia. Antiguamente esto se conseguía con una chimenea, pero hoy en día hay una amplia gama de alternativas para conseguir este fin.

En lugar de pensar qué sistema de calefacción es mejor y cual es peor debes preguntarte lo siguiente: ¿cual se adapta mejor a tus necesidades? Deberás tener en cuenta aspectos técnicos, costes de instalación y mantenimiento y su funcionalidad.

Pero para que te quedes con una idea clara aquí tienes una amplia guía con los diferentes sistemas de calefacción.

0. Tipos de calefacción

Antes de empezar por los equipos ten presente que se puede conseguir ese calor por diferentes métodos.

  • Calefacción eléctrica: es un sistema muy extendido que tiene varias variantes.
    • Resistencia eléctrica: los populares radiadores de aceite. Utilizan una resistencia eléctrica que se calienta al pasar electricidad por ella.
    • Bomba de calor: gracias a la ayuda de un compresor introducen el calor que “roba” de la calle. Es el sistema más eficiente.
    • Infrarrojos: el calor se emite en forma de radiación.
  • Calefacción solar: la energía solar térmica se utiliza para calentar agua que sirve tanto para agua caliente sanitaria como para calefacción.
  • Calefacción de gas natural o gasoil: mediante calderas de gas natural o gasóleo se distribuye el calor por un circuito de calefacción.
  • Calefacción geotérmica: mediante un sistema de tuberías que van enterradas se hace pasar un líquido para que coja la temperatura del suelo. Puede servir tanto para aportar calor en invierno como para aportar frío en verano.
  • Calefacción con biomasa: se quema un combustible orgánico sólido para producir el calor. Pueden ser tanto pellets como leña.

 

1. Calderas

Las calderas son equipos que generan calor gracias a un combustible y lo distribuyen al ambiente con radiadores. Este detalle es importante, ya que elegir una caldera deberá llevar asociada la elección de los radiadores.

1.1. Calderas de gas

Las calderas de gas son equipos utilizados para calentar el agua de un circuito por medio de la quema de este combustible. Es frecuente que se utilice tanto para calefacción como para agua caliente sanitaria.

1.1.1. Calderas estancas

En este modelo de calderas la cámara de combustión está sellada, impidiendo que salgan gases al exterior. Gracias a esta característica se puede tener una caldera en la cocina sin miedo a respirar gases nocivos.

1.1.2. Calderas de condensación

Es una evolución de la caldera estanca donde se ha conseguido un aumento de eficiencia. Aprovechan el calor que genera el vapor de agua de la combustión al condensarse. Con esto se pueden llegar a obtener rendimientos mayores del 100 %.

1.2. Calderas de gasoil

Las calderas de gasoil reciben este nombre por utilizar gaseleo, normalmente gasoleo C, para calentar el agua del circuito de calefacción y de agua caliente sanitaria. La diferencia entre este tipo de calderas y las de gas es que el gasóleo se encuentra en estado líquido.

Esto supone una diferencia importante. Las calderas de gasoil, a diferencia de las de gas, no necesitan tener acceso a la red de gas canalizado. Se puede acumular el gasóleo en un gran tanque y utilizarlo a medida que se necesite.

1.3. Calderas de pellets

El objetivo de las calderas de pellets es el mismo que el de las de gas y las de gasoil: calentar agua para distribuirlo por el circuito de radiadores. Pero la diferencia vuelve a ser el combustible utilizado, que en este caso se trata de los pellets.

En este caso el combustible de origen renovable es sólido y se vende en sacos

1.4. Calderas de leña

Se trata de calderas de gran capacidad que utilizan leña como fuente de combustible. Es un equipo sofisticado que te permite ajustar la potencia y dispone de sistemas de seguridad para garantizar una combustión limpia y segura.

 

2. Estufas

Las estufas son componentes individuales que se utilizan de forma independiente. No necesitan de un circuito de calefacción para distribuir el calor, sino que están pensadas para calentar estancias individuales.

2.1. Estufas de pellets

Las estufas de pellet se caracterizan por utilizar como combustible los pellets, que son mezclas de serrín, virutas de madera y cáscaras tratadas y prensadas. Proporcionan un gran poder calorífico y generan un pequeño porcentaje de cenizas.

Necesitan salida de humos y pueden calentar estancias de grandes dimensiones. Tienen un mecanismo para ir quemando los pellets a medida que sea necesario, de esta manera no tienes que estar pendiente de añadir este combustible.

En el caso de las estufas, a diferencia de las calderas de pellets, no sirven para la calentar la casa entera (a no ser que se trate de un estudio). Emiten el calor directamente al aire.

2.2. Estufas de leña

Se trata de estufas metálicas preparadas para quemar directamente la leña. Cuentan con una salida de humos y una puerta de cristal para poder ver las llamas. Puedes encontrarte los siguientes tipos:

  • Estufas de leña de fundición
  • Estufas de leña de convección

Es la alternativa perfecta para los que quieren una chimenea, ya que requiere de menos obra y es más eficiente.

2.3. Estufas de gas

Se trata de estufas que queman gas butano para generar calor.

Según el tipo de quemador se encuentran tres modelos:

  • Estufa de gas radiante (o estufa de infrarrojos)
  • Estufa catalítica
  • Estufa de llama azul

2.4. Estufas de parafina

Son estufas muy similares a las de gas butano pero con la diferencia de que usan parafina (o queroseno) como combustible. Este combustible se encuentra en estado líquido y lo comercializan en bidones de 8, 10 o 20 litros.

Existen dos clases:

  • Estufas de parafina de mecha
  • Estufas de parafina electrónicas

También se las conoce como estufas de queroseno.

2.5. Biochimeneas (estufas de bioetanol)

Son estufas pensadas más en decorar y en aportar calor en algún momento puntual que en utilizarse como equipo de calefacción. Su llama se produce por quemar bioetanol, un combustible líquido que se vende en garrafas o botellas.

 

3. Radiadores

Son unidades disipadoras de calor que se utilizan para la calefacción del hogar. Se pueden diferenciar dos grandes grupos.

  • Radiadores de agua o aire: disipan el calor generado por una caldera o equipo de aerotermia, sin ser ellos los que producen el calor.
  • Radiadores eléctricos: generan ellos mismos el calor por medio de resistencias eléctricas y lo disipan al ambiente.

Entra en el siguiente enlace si quieres más información sobre los diferentes tipos de radiadores que hay.

3.1. Radiadores de agua

Forman parte de un circuito de calefacción y disipan el calor del agua por su superficie. Existen de diferentes formas y materiales.

3.1.1. Radiadores de baja temperatura

Pensados como radiadores para aerotermia o para calderas de gas que trabajen a baja temperatura. Tienen una mayor superficie y pueden incorporar pequeños ventiladores para ayudar a la disipación del calor.

Gracias a estas características pueden trabajar a menores temperaturas, consiguiendo una gran rapidez en la disipación del calor. De esta manera proporcionan una temperatura más estable a la vivienda.

3.2. Radiadores eléctricos

Se trata de radiadores individuales que generan calor gracias a una o varias resistencias eléctricas en su interior. Pueden calentar un fluido caloportador como el aceite o calentar directamente el aire. En función del tipo también incorporarán un ventilador.

3.2.1. Radiadores de aceite

Son los clásicos radiadores con ruedas que traen aceite en su interior. Incorporan dos ruedas para regular su funcionamiento:

  • Rueda de potencia: en ella podrás indicar si quieres que utilice todas su potencia o solo una parte.
  • Rueda de temperatura: cuando el sensor de temperatura detecte un valor determinado se apagará durante un tiempo.

3.2.2. Emisores térmicos

Se trata de radiadores eléctricos pensados para dejarlos fijos en las paredes. Son algo más sofisticados que los radiadores de aceite en cuanto a la regulación y programación. Puedes ser de tres tipos:

  • Secos: calientan paneles de mica para poder seguir disipando algo de calor cuando se apague la resistencia eléctrica.
  • Con fluido caloportador: normalmente aceite. En este caso tardarán más en disipar el calor una vez apagados.
  • Cerámicos: tardan más en calentarse pero son los que más tiempo estarán disipando calor.

Aclaración: que tarde más tiempo en disipar el calor no quiere decir que consuman menos. Simplemente tardará más en calentarse para tardar luego más en enfriarse, pero consumiendo la misma energía. Simplemente se obtiene una fuente de calor más estables, sin cambios de temperatura tan bruscos.

3.2.3. Convectores

Radiadores eléctricos que calientan el aire y disipan el calor con la ayuda de unos ventiladores. Con ellos se consigue calentar la estancia de manera muy rápida, pero una vez se apaguen bajará de nuevo la temperatura rápidamente.

Se colocan normalmente en el suelo, ya sea sobre ruedas o sobre unos soportes, asemejándose a los radiadores de aceite.

3.2.3.1. Chimeneas eléctricas

No es más que un convector con una pantalla que muestra la imagen de una llama. ¿Mi consejo? No la compres.

3.2.4. Calefactores

Son como los convectores pero de menor tamaño. Están pensados para poder transladarlos sin problemas y que se puedan colocar en cualquier parte. Existen estos tipos:

  • Calefactor: clásico calefactor con una resistencia que genera el calor y un ventilador que lo disipa.
  • Calefactor cerámico: es igual que un calefactor con la diferencia de que la resistencia es cerámica.
  • Calefactor de pared: calefactor anclado a la pared con aspecto de aire acondicionado.

3.2.5. Radiador infrarrojos

Se trata de radiadores halógenos que calientan mediante radiación. Están pensados para usarse en estancias pequeñas y momentos puntuales, como puede ser el cuarto de baño.

Al calentar por radiación se notará el calor sobre la piel, por lo que no sirve para calentar la estancia.

 

4. Climatización

Los sistemas de climatización se encargan de aportar calor en invierno y frío en verano.

4.1. Bombas de calor

Se trata de equipos de aire acondicionado con inversión de ciclo. Funcionan extrayendo el calor del exterior y mediante un compresor eleva la temperatura del aire que entra en la vivienda hasta un valor óptimo.

Se compone de una unidad exterior y otra interior. La interior suele ser de tipo mural, en el cual se coloca un equipo en la pared que distribuye el calor por la estancia.

4.2. Aerotermia

Equipo muy similar a la bomba de calor, con una diferencia importante: también sirve para calentar el agua de uso doméstico. En este caso el circuito es de aire-agua, cuando la bomba de calor es un circuito aire-aire.

Al no conseguir temperaturas muy elevadas del agua será necesario utilizar radiadores de baja temperatura o suelo radiante para calentar la vivienda. El agua caliente se acumulará en un depósito para tener agua siempre disponible.

4.3. Suelo radiante

Se trata de unos conductos que circulan por el suelo de la vivienda y aportar el calor necesario para alcanzar la temperatura de confort en la casa.

Al igual que los radiadores de agua no se trata de un sistema de generación de calor, sino que es un medio para disipar el calor generado por otra fuente de energía. Se suelen utilizar en la geotermia y en la aerotermia.

Generadores de calorCalderasCalderas de gas, gasoil, pellets y leña
EstufasEstufa de gas, parafina, pellets y leña
Radiadores eléctricosRadiadores de aceite, amisores térmicos, convectores, calefactores, infrarrojos
AerotermiaBomba de calor, equipo de aerotermia
Disipadores de calorRadiadores de agua o de aire (dentro de un circuito de calefacción)
Suelo radiante

 


¿Te ha parecido largo este post? Pues aún queda más. Pronto tendrás una extensa infografía con los diferentes sistemas de calefacción.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Daniel Sanz
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si aceptas estás dando tu consentimiento de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para mayor información).

ACEPTAR
Aviso de cookies