Suelo radiante, ¿es la mejor opción para tu vivienda?


Inicio » Climatización » Suelo radiante

¿Alguna vez has oído hablar del suelo radiante? ¿Te han dicho que es el mejor sistema para calentar una casa? ¿o que no merece la pena? Lo cierto es que es un sistema muy interesante, pero tiene sus peculiaridades.

El suelo radiante no es siempre la mejor solución. Tiene ventajas e inconvenientes que debes conocer. Entendiendo bien su funcionamiento podrás saber si es la mejor opción para tu vivienda. Vamos a ver en detalle cómo funciona.

¿En qué consiste el suelo radiante?

El suelo radiante es un disipador de calor a baja temperatura. ¿Qué quiere decir esto? Vamos a compararlo con un clásico radiador de pared:

Un radiador recibe agua a 75 ºC de la caldera por medio del circuito de calefacción. Esto supone que se encuentra con una diferencia de 55 ºC respecto a la temperatura ambiente (si imaginamos que la vivienda está a 20 ºC). Esta diferencia de temperatura tan grande hace que con su escaso tamaño sea capaz de calentar una estancia mediante convección natural.

Ahora imaginemos un sistema de calefacción que impulsa agua a 40 ºC. Esto supone que está “solo” a 20 ºC por encima de la temperatura ambiente. Para poder disipar el suficiente calor hace falta más superficie caliente que la que ofrece un radiador. Para conseguirlo, lo que hace el suelo radiante es, directamente, calentar todo el suelo.

Para conseguir calentar todo el suelo de la vivienda el suelo radiante se basa en un sistema de tubos que se reparten por el suelo de las estancias. Estos tubos se recubren de un material que permite el paso del calor, consiguiendo de esta manera que todo el suelo sea un elemento que disipe el calor. Es como un radiador, pero mucho más grande.

Instalación de suelo radiante

 

Suelo radiante para calefacción

Utilizar el suelo radiante para calentar la vivienda es un sistema ideal por varias razones:

 

  • Calienta de manera uniforme y no crea corrientes de aire

Al utilizar todo el suelo para calentar la estancia se consigue una temperatura estable por toda la superficie. Además, elimina la posibilidad de crearse corrientes de aire por diferencia de temperaturas entre distintos puntos del cuarto.

En la siguiente imagen tienes una comparativa entre la forma de calentar de un radiador y del suelo radiante.

Reparto de calor: radiadores vs suelo radiante
Comparativa del proceso de calentar una estancia. Izquierda: radiadores. Derecha: suelo radiante. (Imagen: alternative heat)

 

  • La zona más caliente la tenemos en los pies (mayor confort térmico)

El escenario ideal para sentirnos cómodos en casa es cuando notamos los pies a una temperatura ligeramente superior que la cabeza. Este efecto es el que consigue el suelo radiante.

A continuación tienes el reparto de temperaturas en función de la altura de distintos sistemas de calefacción. Se ha tomado como referencia una sala con el techo a 2,70 metros.

Distribución del calor por tecnología en función de la altura
Reparto de temperaturas en función de la altura. Comparativa entre la situación ideal, el suelo radiante, radiadores y bomba de calor.

 

Suelo radiante para refrigeración

Mucha gente lo desconoce, pero el suelo radiante también sirve para refrigerar la vivienda. Al igual que se hace circular un fluido a mayor temperatura para calefactar la vivienda también se puede hacer circular un líquido a menor temperatura para refrigerar en verano.

Es una buena alternativa al aire acondicionado, pero hay que tener cuidado con un aspecto: la condensación. En función de la humedad del aire de la vivienda no se podrá bajar la temperatura del suelo radiante por debajo de cierto valor. En caso de hacerlo la humedad del aire se condensará en el suelo.

Esto hace que en climas muy cálidos y húmedos el suelo radiante sea un sistema más lento. No se podrá enfriar la vivienda con la misma velocidad que lo hace un aire acondicionado.

 

Tecnologías de suelo radiante

Existen dos variantes del suelo radiante: el que utiliza resistencias eléctricas y el que impulsa un fluido por un sistema de tubos. Vamos a ver más en detalle cada uno de ellos.

 

– Eléctrico

Se utilizan resistencias eléctricas para calentar el suelo. No recomiendo este sistema ya que generar calor mediante una resistencia eléctrica es el método más caro de calefactar una vivienda.

En este caso no necesita ninguna caldera ni equipo de aerotermia para producir el calor, es la propia resistencia que se coloca en el suelo la que se calienta con el paso de la electricidad.

Este tipo de suelo radiante no lo voy a tratar en este post, ya que el que está más extendido y es más eficiente es el que utiliza un fluido para aportar calor. No obstante debes saber que existe, pues cuando busques instaladores puede que te lo ofrezcan.

 

– Agua caliente

En este caso se hace circular agua caliente por los tubos para poder disipar ese calor al ambiente. Puesto que no hace falta elevar en exceso la temperatura del agua se puede utilizar junto con una gran variedad de equipos: calderas, aerotermia, energía solar…

El suelo radiante con agua caliente está mucho más presente que el suelo radiante con resistencias eléctricas. Será necesario elevar el suelo unos cuantos centímetros, pero se trata de un sistema muy eficiente.

 

Componentes del suelo radiante

En los sistemas de calefacción tenemos dos grandes grupos: los generadores de calor y los disipadores de calor. El suelo radiante entra dentro del segundo grupo: es un disipador de calor.

Se podrá utilizar junto con una caldera de gas o pellets, un equipo de aerotermia, energía solar… dependerá de la vivienda y de la elección del propietario. Pero lo que vamos a ver ahora son las partes que corresponden exclusivamente al suelo radiante.

Partes del suelo radiante
Las diferentes capas del suelo radiante (Imagen: underfloor heating systems)

 

  • Caja de colectores: contiene los colectores que se encargan de distribuir el agua caliente por los tubos del suelo radiante. Va empotrada en la pared, evitando que quede a la vista. Se debe encontrar más elevado que el resto del circuito para poder purgar el aire del sistema.
  • Absorbedor de dilataciones: con el fin de absorber las dilataciones del mortero se deben colocar unas bandas de zócalo perimetral por todas las paredes. Su función es evitar la pérdida de calor por estos puntos a la vez que evita que el mortero se resquebraje al aumentar de tamaño.
  • Barrera antihumedad: para evitar la presencia de humedad se coloca una lámina que hace de barrera antihumedad. Es la primera capa del suelo radiante.
  • Panel aislante: el panel aislante es la capa sobre la que se colocan los tubos del circuito, consiguiendo de esta manera que todo el calor ascienda y no se pierda nada hacia el interior del suelo. Este panel puede ser liso o moldeado.
  • Circuitos: los tubos por los que circula el agua caliente. Con el fin de obtener una temperatura homogénea la tubería de ida y de retorno deben colocarse una al lado de la otra por todo el circuito.
  • Mortero de cemento: se vierte sobre los conductos y facilita el paso del calor desde los circuitos hasta el ambiente. Puede ser de cemento o de anhidrita.

 

Instalación de los tubos

La colocación de los tubos a lo largo de la superficie puede realizarse dibujando diferentes patrones. Lo recomendable es que tanto el tubo de “ida” como el de “retorno” vayan de forma contigua durante todo el recorrido. Así, la tubería con el agua más caliente estará próxima a la tubería con agua más fría.

Aquí tienes el esquema de los 3 sistemas más conocidos:

Esquemas de distribución de los tubos en suelo radiante
Diferentes esquemas para distribuir los tubos en el suelo radiante

En el caso del esquema de “serpentín” el suelo no tendrá una temperatura uniforme, ya que a medida que avanza el tubo se va enfriando el agua de su interior. Este tipo de instalación no se debe utilizar.

Sin embargo, tanto el “doble serpentín” como la “doble espiral” ofrecerán la misma temperatura por todo el suelo. El “doble serpentín” se utiliza para superficies cuya forma geométrica sea más compleja.

 

Inercia térmica del suelo radiante

Este es un factor importante que debes de tener en cuenta: el suelo radiante tiene una gran inercia térmica. Esto quiere decir que calienta de forma gradual en lugar de hacerlo de manera instantánea.

Al conectar la calefacción la temperatura irá subiendo de forma más lenta que con otros sistemas de calefacción. De la misma manera, al desconectarla, el suelo todavía guardará calor que irá disipando poco a poco.

Este sistema es ideal para viviendas con muchas horas de ocupación. Si tu rutina provoca que sólo tengas que conectar la calefacción durante 2 o 3 horas al día no te merecerá la pena instalar el suelo radiante, pero si hay gente durante buena parte del día será un sistema a tener en cuenta.

 

Presupuestos

¿Quieres conocer el precio de una instalación de suelo radiante? Pide presupuestos para conocer el coste aproximado. Cada vivienda es única, dependiendo de la demanda de calefacción que necesites, la superficie a calefactar y la viabilidad de la instalación tendrá un coste u otro.

Para conseguir un precio lo más acertado posible utiliza el botón que tienes a continuación y detalla al máximo las características de tu vivienda (metros cuadrados, número de plantas, zona climática…)

 

¿Quieres conocer precios de instalaciones de suelo radiante? Consigue hasta 4 presupuestos de empresas de tu zona.

 

 

El suelo radiante es un sistema de calefacción ideal para viviendas de nueva construcción. Es el mejor momento para ceder el espacio suficiente a los tubos que irán por todo el suelo.

No obstante, se puede instalar también en viviendas ya construidas. Será necesario elevar unos centímetros el suelo para poder colocar los tubos, pero es un trabajo que se puede llevar a cabo en la mayoría de viviendas.

 

Ventajas y desventajas del suelo radiante

Para terminar vamos a hacer un pequeño resumen con los aspectos más importantes. Lo he dividido en ventajas y desventajas para que puedas comprobar qué aspectos tienen más pero para tu situación.

Recuerda: el suelo radiante podrá ser una buena o mala elección, todo dependerá de las características de tu vivienda y de las necesidades de los que viven en ella.

 

Ventajas:

  • Gran confort térmico (mayor temperatura a la altura de los pies que a la altura de la cabeza)
  • Calienta de manera uniforme
  • No crea corrientes de aire
  • Calentamiento de baja temperatura (mayor rendimiento)
  • Funciona con diferentes sistemas (calderas, aerotermia, energía solar…)
  • Sirve tanto para calentar como para enfriar la casa
  • Sin elementos visibles (ni radiadores ni unidades interiores de la bomba de calor)

 

Desventajas:

  • Precio de instalación elevado
  • Calentamiento suave pero lento
  • Es necesario elevar la altura del suelo para poder colocar los tubos
  • La refrigeración está limitada en los climas húmedos

 

Entonces, ¿es el suelo radiante una buena opción para tu vivienda? Ahora que ya conoces las características de esta tecnología podrás valorar si es el sistema idóneo para tu casa.

Deberás preguntarte: ¿suele haber gente en la vivienda durante el día? ¿puedes realizar una inversión inicial más elevada? ¿es viable colocar los tubos en el suelo de tu hogar? Si es así podrás plantearte el suelo radiante. Solicita algún presupuesto para conocer en detalle la viabilidad del proyecto y el coste de la inversión.

Además, si lo combinas con un sistema de generación de calor de baja temperatura como puede ser la aerotermia o la bomba de calor geotérmica el rendimiento se dispara y tendrás un sistema de calefacción muy económico.

 

Deja un comentario

  • Responsable: Daniel Sanz
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si aceptas estás dando tu consentimiento de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para mayor información).

ACEPTAR
Aviso de cookies