Climatización


Inicio » Climatización

Cuando hablamos de climatización no nos referimos exclusivamente a proporcionar una temperatura determinada a una estancia. La climatización consiste en establecer unos valores de temperatura, humedad y calidad del aire para que proporcionen la mayor sensación de confort.

Para conseguir este confort habrá que usar la calefacción en invierno y la refrigeración en verano, pero sin dejar de lado las condiciones de humedad del ambiente.

Sistemas de climatización para viviendas

Para lograr la temperatura deseada de una vivienda podemos utilizar un sistema de calefacción para invierno y otro independiente de refrigeración para verano. Pero existen algunos equipos que pueden llevar a cabo las labores de calefacción y de refrigeración.

– Bomba de calor

La bomba de calor es un equipo de aire acondicionado pero con la opción de invertir el ciclo. Esto quiere decir que puede usarse tanto como para extraer energía del exterior para calentar la casa en invierno como para extraer el calor del interior de la vivienda para refrescar el hogar en verano.

Al igual que el aire acondicionado se compone de una unidad exterior y otra interior. Es un sistema que calienta o enfría mediante la impulsión de aire.

– Aerotermia

Se trata de un sistema muy similar a la bomba de calor, pero con la diferencia de que el fluido que utiliza para calentar o refrescar la vivienda es agua.

La principal ventaja de la aerotermia frente a la bomba de calor es que obtendremos también agua caliente para las duchas. Con la bomba de calor es necesario disponer de un termo eléctrico para poder calentar el agua.

– Suelo radiante

El suelo radiante no es un sistema para generar calor, sino que es un medio para disipar el calor al ambiente. Consiste en un sistema de tubos que se colocan en el suelo de la vivienda y se hace circular por ellos el agua procedente del sistema de calefacción o refrigeración.

Si quieres ampliar la información visita el post dedicado al suelo radiante.

 

Eficiencia energética

Para conseguir unas condiciones óptimas de temperatura es necesario disponer de equipos que equilibren esta temperatura, pero hay un elemento que nos permitirá reducir su uso: el aislamiento.

Una vivienda tiene constantes pérdidas de temperatura a través de los muros, el tejado, las ventanas, las puertas… pero si estas pérdidas se minimizan al máximo apenas será necesario climatizar la casa.

Para conseguirlo tienes que prestar atención a los siguientes aspectos:

  • Aislamiento de los muros: la mayoría de las viviendas no tienen muros con buen aislamiento térmico. Mejorar este aspecto reducirá el uso de equipos de climatización.
  • Elección correcta de ventanas: las ventanas son los puntos por donde más calor se pierde de la vivienda. Escoge ventanas de calidad que aíslen correctamente (mira aquí la diferencia entre ventanas de PVC, aluminio y madera).
  • Evitar las corrientes de aire: tanto en las puertas como en las ventanas pueden existir pequeñas corrientes de aire. Eliminar estas corrientes será clave para mantener la temperatura de la vivienda en unos valores estables. Utiliza cerramientos de calidad y ayúdate de burletes.
  • Aprovechar la arquitectura bioclimática: es un tipo de arquitectura que aprovecha al máximo los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia) para reducir el consumo energético de la vivienda.

 

Temperatura ideal

Debes saber que a temperatura ideal a la que debe estar una vivienda no es la misma para verano que para invierno. Puesto que nos abrigamos de forma diferente a lo largo del año, la temperatura de confort también variará con el paso de las estaciones.

Para conocer cuál es la mejor temperatura a la que debes climatizar tu casa visita el post que dediqué a la temperatura de confort.