¿Cuántos tipos de calderas hay?


Inicio » Calefacción » Calderas

Las calderas son equipos que utilizan una fuente de energía para generar calor. Su objetivo es calentar agua para alimentar a un circuito de calefacción o para el uso como agua caliente sanitaria.

La más popular es la caldera de gas pero existen hasta 5 tipos diferentes de calderas. Compara sus diferentes características para encontrar la que mejor se adapta a tu situación y descubre las ventajas e inconvenientes de las que no conocías.

 

Comparativa de calderas

Utiliza esta tabla para hacerte una idea rápida de los aspectos principales de cada caldera:

Tipo
Caldera de gas
Caldera de gasoil
Caldera de pellets
Caldera de leña
Caldera eléctrica
Fuente de energía
Gas natural
Gasóleo
Pellets
Leña
Electricidad
Distribución
Canalizada
A granel
A granel
A granel
Red eléctrica
Precio combustible
0,056 €/kWh
0,10 €/kWh
0,05 €/kWh
-
0,18 €/kWh
Rendimiento
Entre 95 y 105 %
95 %
90 %
80 %
95 %
Calificación energética
A
B
A+
C
D
Tipo
Caldera de gas
Fuente de energía
Gas natural
Distribución
Canalizada
Precio combustible
0,056 €/kWh
Rendimiento
Entre 95 y 105 %
Calificación energética
A
Precio de la instalación
Tipo
Caldera de gasoil
Fuente de energía
Gasóleo
Distribución
A granel
Precio combustible
0,10 €/kWh
Rendimiento
95 %
Calificación energética
B
Precio de la instalación
Tipo
Caldera de pellets
Fuente de energía
Pellets
Distribución
A granel
Precio combustible
0,05 €/kWh
Rendimiento
90 %
Calificación energética
A+
Precio de la instalación
Tipo
Caldera de leña
Fuente de energía
Leña
Distribución
A granel
Precio combustible
-
Rendimiento
80 %
Calificación energética
C
Precio de la instalación
Tipo
Caldera eléctrica
Fuente de energía
Electricidad
Distribución
Red eléctrica
Precio combustible
0,18 €/kWh
Rendimiento
95 %
Calificación energética
D
Precio de la instalación

 

Tipos de calderas según su fuente de energía

La fuente de energía que utilice la caldera influirá enormemente en su uso. Por eso debes conocer los detalles de cada una.

 

Calderas de gas

Normalmente utilizan gas natural como combustible, pero también se pueden encontrar de propano o de butano. Son el tipo de caldera más extendido debido a sus buenos rendimientos. Es esencial que dispongas de suministro canalizado de combustible para poder instalar una caldera de gas en tu vivienda.

Caldera de gas
Caldera de gas

Es la opción más extendida debido a que ofrece un buen rendimiento y su precio de instalación es menor al de otras calderas. Además, el precio del gas natural es inferior al del kWh eléctrico, y se adapta bien tanto en el uso de calefacción como en el de agua caliente.

 

Calderas de gasoil

Son una alternativa para aquellas viviendas que no tienen acceso a gas canalizado. Para utilizar estas calderas hace falta disponer de un depósito donde almacenar el gasoil. Por eso son más habituales en viviendas unifamiliares.

Caldera de gasoil
Caldera de gasoil

Solía usarse con frecuencia en viviendas alejadas en las que había espacio suficiente como para colocar el depósito de gasóleo. Actualmente ha aparecido una alternativa con rendimiento similar pero cuyo combustible es más económico y más limpio: la caldera de pellets.

 

Calderas de pellets

Se trata de calderas que utilizan biomasa en forma de pellets para producir una combustión con la que calentar el agua. Han empezado a normalizarse hace unos pocos años y cada vez se harán más populares.

Para su funcionamiento hay que introducir sacos de pellets. Dependiendo del tipo de caldera su funcionamiento será más o menos automático: existen desde las que tienes que introducir el saco de pellets hasta las que disponen de una tolva y sólo necesitan limpiar las cenizas de vez en cuando.

Caldera de pellets
Caldera de pellets

No hay que confundirlas con las estufas de pellets. Estas calderas de biomasa son capaces de calentar el agua del circuito de calefacción y proporcionar agua caliente sanitaria.

 

Calderas de leña

Es otro tipo de caldera que utiliza biomasa como combustible solo que en estos modelos se puede introducir directamente leña. Son de mayor potencia que las de pellets y se presentan como una buena alternativa para aquellas viviendas alejadas de los núcleos urbanos.

Caldera de leña
Caldera de leña

Existen algunos modelos que aceptan combustible tanto en forma de pellets como leña. Se las conoce como caldera de policombustible.

 

Calderas eléctricas

Este último modelo de calderas se diferencia del resto en que no utiliza ningún tipo de combustible para generar el calor. Mediante unas resistencias eléctricas calienta el agua para calefacción o para ACS.

La ventaja es que al no producir ninguna combustión no emite gases de ningún tipo. El problema es su alto consumo eléctrico. Además este problema es doble: deberás pagar la energía al precio del kWh eléctrico (mucho mayor que el kWh del resto de combustibles) y necesitarás aumentar tu término de potencia contratada.

Caldera eléctrica
Caldera eléctrica

La mejor alternativa eléctrica para disponer de calefacción y agua caliente sanitaria es la aerotermia. Es un proceso que utiliza la electricidad como fuente de energía y cuyos rendimientos se sitúan por encima del 250 %.

 

Tipos de calderas según sus características

La elección importante la deberás tomar sobre qué fuente de energía quieres que use tu caldera. Pero es recomendable que tengas presente estos conceptos para saber en qué más debes fijarte.

 

Caldera simple vs caldera mixta

  • La caldera simple calienta el agua para distribuirla exclusivamente por el circuito de calefacción.
  • La caldera mixta tiene dos circuitos: el de calefacción y el de agua caliente sanitaria.

Calderas atmosféricas vs calderas estancas

  • Las calderas atmosféricas realizan la combustión utilizando el mismo aire de la estancia en la que se encuentran. Desde enero de 2010 está prohibido instalar este tipo de calderas y ya solo se pueden utilizar las estancas.
  • Las calderas estancas se diferencian de las atmosféricas en que la combustión se realiza en una cámara estanca dentro de la caldera. Necesita un conducto para expulsar los gases de la combustión.

Calderas de condensación

Dentro de las calderas estancas existe un modelo que utiliza el calor producido durante el proceso de condensación del vapor de agua de la combustión. Gracias a este aprovechamiento aumentan su eficiencia considerablemente, llegando a superar el 100 % de rendimiento.

Calderas de baja temperatura

Se trata de otra variante de las calderas estancas. En este caso se trabaja a baja temperatura, unos 40 ºC, para calentar el agua. Esta temperatura es suficiente para calefactar la casa, pero debe usarse con radiadores de baja temperatura o suelo radiante.

Su coste de instalación es más bajo que las calderas de condensación, pero su rendimiento también es algo menor.

Calderas de pie vs calderas murales

Otra característica que define a una caldera es su lugar de colocación. Si

  • Calderas de pie: pensada para calderas potentes que tienen una mayor envergadura. Al tener un mayor peso se colocan en el suelo. Normalmente se utilizan en grandes viviendas o para edificios comunitarios.
  • Calderas murales: se colocan en la pared a cierta altura del suelo. Pueden cubrirse con un armario y dejan más espacio para el resto de electrodomésticos o enseres. Se utiliza comúnmente en calderas individuales para viviendas.

 

¿Cuál elegir?

Tendrás que pensar qué necesidades tienes en tu hogar. No es lo mismo una caldera que tenga acceso al combustible canalizado que otra que necesite almacenar el combustible.

No te recomiendo elegir ninguna de estas 3 por las siguientes razones:

  • Caldera de gasoil: peor rendimiento y combustible más caro que la caldera de gas.
  • Caldera de leña: peores valores de rendimiento que el resto de calderas.
  • Caldera electrica: pagarás un precio desorbitado por el consumo eléctrico.

Por otro lado, las calderas que sí recomiendo son las siguientes:

  • Caldera de gas: las calderas de condensación tiene muy buen rendimiento.
  • Caldera de pellets: la tecnología ha avanzado y ahora es una caldera muy fiable y con combustible de menor precio que el resto.

Ahora bien, se trata de dos calderas muy diferentes. Por eso te voy a mostrar una tabla comparativa de estos dos modelos:

Caldera de gas Caldera de pellets
Rendimiento Entre 95 y 105 % 90 %
Acceso al combustible Necesitas tener acceso a gas canalizado Tendrás que encargar que te lleven los sacos de pellets a casa
Almacenaje del combustible No es necesario Necesitarás espacio para guardar los sacos de pellets
Precio del combustible 0,056 €/kWh 0,05 €/kWh
Precio de la caldera Medio / Alto Alto

 

Utilizar una caldera para calefacción o producción de ACS es una fantástica solución, pero no la única. Sistemas como la aerotermia también te proporciona los mismos resultados pero trabajando de forma muy diferente.

 

Deja un comentario

  • Responsable: Daniel Sanz
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.