Calefacción eléctrica: qué tipos hay y cuáles son sus ventajas


Actitud ecológica » Calefacción » Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica puede ser tanto una buena como una mala opción.

¿La razón?

Existen varios sistemas que entran dentro de este grupo, y no todos son buenas opciones. Y en este post te quiero explicar cuáles son los mejores.

Pero antes de seguir vamos a ver a qué llamamos calefacción eléctrica.

La calefacción eléctrica es cualquier sistema que aporte calor a una vivienda y que utilice la electricidad como fuente de energía. Algunos ejemplos son los radiadores de aceite, los equipos de aerotermia o el suelo radiante eléctrico.

Tipos de calefacción eléctrica

Vamos a analizar ahora los diferentes tipos de calefacción eléctrica que puedes elegir para tu vivienda.

– Radiadores o emisores térmicos

Es el tipo de calefacción que primero nos viene a la cabeza.

Los radiadores eléctricos, o también llamados emisores térmicos, se adaptan muy bien a la mayoría de las viviendas.

Existen diferentes tipos en función de lo que contengan en su interior.

Tipo de radiador
Seco
Fluido
Cerámico
Imagen
Orbegozo CV 2300 A Convector, 3 Niveles de Potencia, protección contra sobrecalentamiento, termostato Regulable, Asas de Transporte, 2000 W, 1 Liter, 44 Decibeles, Blanco
Orbegozo RF 2000 Radiador de Aceite, 2000W de Potencia, construcción Modular de 9 Elementos y diseño en Color Blanco
HJM CES08 -Emisor Térmico Cerámico, 1000 W, Blanco
Interior
Aire
Fluido caloportador (aceite)
Piedra
Peso
Ligero
Medio
Pesado
Velocidad de disipación del calor
Rápida
Media
Lenta
Ubicación
Pared o suelo
Pared o suelo
Pared
Eficiencia
100%
100%
100%
Tipo de radiador
Seco
Imagen
Orbegozo CV 2300 A Convector, 3 Niveles de Potencia, protección contra sobrecalentamiento, termostato Regulable, Asas de Transporte, 2000 W, 1 Liter, 44 Decibeles, Blanco
Interior
Aire
Peso
Ligero
Velocidad de disipación del calor
Rápida
Ubicación
Pared o suelo
Eficiencia
100%
Ver ejemplo
Tipo de radiador
Fluido
Imagen
Orbegozo RF 2000 Radiador de Aceite, 2000W de Potencia, construcción Modular de 9 Elementos y diseño en Color Blanco
Interior
Fluido caloportador (aceite)
Peso
Medio
Velocidad de disipación del calor
Media
Ubicación
Pared o suelo
Eficiencia
100%
Ver ejemplo
Tipo de radiador
Cerámico
Imagen
HJM CES08 -Emisor Térmico Cerámico, 1000 W, Blanco
Interior
Piedra
Peso
Pesado
Velocidad de disipación del calor
Lenta
Ubicación
Pared
Eficiencia
100%
Ver ejemplo

Si te fijas, la diferencia no solo está en lo que contienen en el interior, sino también en la velocidad con la que disipan el calor.

A esto lo llamamos inercia térmica, y es un concepto que debes conocer para aceptar con la elección del emisor térmico.

Inercia térmica Velocidad a la que se calienta el radiador Velocidad a la que se enfría el radiador
Baja Rápida Rápida
Media Media Media
Alta Lenta Lenta

Para que veas en qué influye esto te pongo dos ejemplos:

  • Un radiador seco tiene una inercia térmica baja, lo que indica que va a aportar calor de forma muy rápida a la estancia, pero en cuanto lo apagues dejará de calentar de forma inmediata.
  • Por otra parte, un radiador cerámico, tardará en emitir calor cuando lo enciendes, pero en cuanto lo apagues seguirá calentando la estancia de forma prolongada mientras pierde calor.

Conocer qué tipo de inercia térmica tiene cada radiador es esencial para elegir correctamente el emisor térmico que necesitas.

Mi recomendación es que optes por radiadores con una mayor inercia térmica, ya que obtendrás una temperatura más estable.

La diferencia entre un radiador eléctrico y un emisor térmico es simple: los radiadores eléctricos se colocan sobre el suelo y tienen un diseño más simple, mientras que los emisores térmicos van en la pared y su aspecto está más cuidado. Pero el funcionamiento es el mismo.

En esta imagen podrás ver las diferencias entre radiadores y emisores térmicos.

radiador eléctrico vs emisor térmico

– Acumuladores de calor

Los acumuladores de calor son son una alternativa que puede encajar a la perfección en algunas viviendas.

Estos acumuladores son radiadores eléctricos con bloques cerámicos en su interior.

El funcionamiento es el siguiente: el radiador calienta los bloques de su interior durante las horas con la electricidad más barata. Después, irá soltando ese calor de forma gradual.

Existen dos tipos de acumuladores:

  • Acumuladores de calor estáticos: son acumuladores que van disipando el calor durante las 24 horas del día para mantener una temperatura constante.
  • Acumuladores de calor dinámicos: son capaces de almacenar el calor en su interior y liberarlo de forma gradual cuando el usuario quiera.

Para que lo veas de forma más clara, te dejo una imagen del interior de un acumulador de calor con sus partes más importantes.

Partes de un acumulador de calor
Partes de un acumulador de calor (Imagen del acumulador: elnur.es)

– Calefactores

Los calefactores son aparatos que generan calor gracias a un conjunto de resistencias eléctricas, pero tienen la particularidad de que incorporan un ventilador para forzar la distribución del calor.

El aire frío entra por la parte trasera del calefactor, se calienta al pasar pasar por las resistencias, y sale por la parte delantera para calentar la estancia.

Estos aparatos se deberían utilizar para aportar calor de manera puntual, nunca como sistema de calefacción de una vivienda.

Algunos casos donde tiene sentido el uso de calefactores:

  • Para calentar el baño en momentos puntuales
  • Aportar calor en zonas de poco uso (trastero, taller…)

No obstante, siempre habrá una mejor solución para estos casos. Probablemente el radiador de aceite hará una mejor función cuando necesites calentar estancias de forma puntual.

El problema del calefactor es que calienta la estancia de forma muy rápida, y esto hace que no haya una temperatura estable.

Cuando esto sucede el confort térmico es malo, y tendrás una mayor sensación de frío en cuanto el calefactor deje de aportar calor.

Nunca utilices los calefactores como un sistema de calefacción.

Y para dejarlo claro: el calefactor de bajo consumo no existe.

– Bomba de calor

La bomba de calor es, para entendernos, un equipo de aire acondicionado con inversión de ciclo.

El funcionamiento es muy simple:

  1. El equipo extrae todo el calor posible del exterior del hogar
  2. Posteriormente, aumenta la temperatura de este aire gracias a la compresión del mismo (es un proceso muy conocido en la termodinámica)
  3. Finalmente disipa este calor dentro dela vivienda

Este mismo proceso, solo que a la inversa, es el que hace el aire acondicionado. Extrae todo el calor posible de la vivienda y lo disipa en el exterior.

De hecho, si tienes en tu casa un aparato de aire acondicionado, seguramente tengas la opción de bomba de calor.

Pero, ¿cuál es el problema aquí? Pues que solo podrá aportar calor al hogar mediante los equipos interiores o splits.

Si la vivienda tiene pocas estancias podrás poner más de un split. Con esto podrás calentar toda la casa.

Pero si necesitas algo más grande tendrás que optar por la aerotermia.

– Aerotermia

La aerotermia es un equipo de calefacción eléctrica que va un paso más allá que la bomba de calor.

Extrae el calor que hay fuera de la vivienda, pero lo que hace con él es calentar agua para poder impulsarla por el circuito de calefacción.

Esto permite calentar la casa al mismo tiempo obtienes agua caliente sanitaria.

Tiene la ventaja de que podrás utilizar diferentes sistemas para disipar el calor:

  • Radiadores de baja temperatura
  • Fancoils
  • Suelo radiante de agua
Equipo de aerotermia como calefacción eléctrica

Podrás reutilizar una instalación previa de un circuito de calefacción de caldera, colocar fancoils o dar el salto al suelo radiante.

Además, la aerotermia es una tecnología altamente eficiente, por lo que tendrás el kWh térmico más barato.

– Suelo radiante eléctrico

Es menos frecuente que el suelo radiante de agua, pero su coste más reducido hace que se empiece a ver en algunas viviendas.

Su funcionamiento es simple: se reparte una resistencia eléctrica por todo el suelo de la vivienda, de forma que el calor se genera en el suelo de cada estancia.

Para que veas la diferencia con el suelo radiante por agua te pongo los detalles de cada uno en la siguiente tabla:

Suelo radiante de agua Suelo radiante eléctrico
Disipa el calor generado por otro equipo de calefacción Genera él mismo y calor y lo disipa a la vivienda
Se compone de un circuito de tuberías por las que circula el agua Está compuesto por una resistencia eléctrica en su interior que se calienta al pasar la electricidad
Elevación del suelo: entre 8 y 10 cm Elevación del suelo: entre 1,5 y 6 cm

En esta imagen verás la diferencia entre el sistema de tuberías (izquierda) y el cable eléctrico (derecha).

Diferencia entre suelo radiante de agua y eléctrico

Aquí tienes un resumen con los diferentes sistemas de calefacción eléctrica.

Eficiencia Características
Radiadores eléctricos 100 % Recomendable para viviendas poco ocupadas o de alquiler
Acumuladores de calor 100 % No es la mejor opción, pero te permiten aprovechar al máximo las horas baratas de electricidad
Calefactores 100 % Solo recomendable para momentos muy puntuales
Bomba de calor A partir del 200 % Interesante para hogares con pocas estancias
Aerotermia A partir del 200 % El equipo más completo y con mejor rendimiento
Suelo radiante eléctrico 100 % Buen confort térmico, pero con un rendimiento básico

Ventajas y desventajas

El uso de la calefacción eléctrica en el hogar tiene sus puntos positivos y negativos. Vamos a destacar los más importantes:

Ventajas

  • Labores de mantenimiento escasos o prácticamente nulos
  • No necesitas acceso a combustible canalizado
  • Calefacción no contaminante (siempre que contrates la luz con una comercializadora verde)
  • Menor precio al kWh térmico si optas por la aerotermia

Desventajas

  • Puede que tengas que subir tu término de potencia
  • Es una calefacción cara si no optas por la aerotermia o la bomba de calor
  • Solo obtienes agua caliente con la aerotermia o la caldera eléctrica

Estas son las ventajas de la calefacción eléctrica en general, pero si lo que quieres es conocer la mejor opción, toma nota del siguiente apartado.

¿Cuál es el mejor sistema de calefacción eléctrica?

El mejor sistema de calefacción eléctrica es, sin duda, la aerotermia.

Los motivos principales son los siguientes:

  • Es la opción más eficiente
  • Consigues el kWh térmico más económico
  • Obtienes también agua caliente sanitaria
  • Tienes diferentes opciones para disipar el calor a la vivienda (podrás elegir el que mejor se te adapte)

Todo esto hace que sea mucho más interesante que el resto de opciones.

Entonces, ¿es siempre la mejor opción? Lo cierto es que no.

La aerotermia tiene un coste de instalación más elevado que el resto de opciones.

Por eso, la aerotermia no es recomendable en los siguientes casos:

  • No vas a permanecer mucho tiempo en esa vivienda (vives de alquiler, te vas a mudar en los próximos años…)
  • Es una vivienda de poco uso (segunda residencia o vivienda vacacional)
  • La casa es muy pequeña (en estos casos te podrá interesar más la bomba de calor + termo eléctrico)

Si no te encuentras en ninguno de los casos anteriores te recomiendo que tengas en cuenta la aerotermia para tu hogar.

Pide presupuestos y haz números para saber si es la mejor opción para ti.

Calefacción eléctrica vs calefacción de gas

En este apartado quiero comparar los dos tipos de calefacción más extendidos: la calefacción eléctrica y la calefacción de gas natural.

Suele ser la duda de muchas viviendas, y en esta comparativa quiero que veas lo que supone cada una de ellas.

Calefacción eléctrica Calefacción de gas
Fuente de energía Electricidad Gas natural /propano
Opciones de calefacción Aerotermia, radiadores eléctricos, suelo radiante eléctrico… Calera de gas
Contrato de electricidad En algunos casos tendrás que subir el término de potencia No afecta
Acceso a combustible No afecta Necesita acceso a gas natural canalizado
Coste de instalación Alto en el caso de la aerotermia, bajo si optas por radiadores Medio/alto

Consejos para el uso de radiadores eléctricos

A pesar de que la aerotermia es la mejor opción eléctrica para calentar una vivienda, no siempre se puede asumir el elevado coste de su instalación.

Por eso quiero dejarte algunos consejos de uso para la opción mas utilizada: los radiadores eléctricos.

  • Intercala el uso de los radiadores

Uno de los grandes problemas de los radiadores eléctricos es la necesidad de subir considerablemente el término de potencia.

Para evitar esto puedes intercalar su uso y así evitar que se enciendan todos de manera simultánea.

Una forma rudimentaria consiste en colocar enchufes inteligentes y programarlos en horas alternas.

Así podrás programar que como mucho se enciendan la mitad de los radiadores de forma simultánea.

  • Regula correctamente la temperatura

Ajustar bien la temperatura ambiente es clave para evitar que se dispare el gasto.

La temperatura ideal para una casa es de 21 ºC en invierno, por lo que deberás establecer este valor en los radiadores.

¿Pero cuál es el problema? Pues que a veces los radiadores no te permiten establecer una temperatura o el termostato que trae falla.

En estos casos te recomiendo que tengas tu propio termostato.

Los hay que se pueden colocar directamente en el enchufe y desconectan la corriente una vez alcanzado este valor.

Con ellos te asegurarás de que la calefacción nunca exceda este valor (y evitarás el gasto económico que ello conlleva).

Con esto ya tienes toda la información necesaria para saber si la calefacción eléctrica es para ti y qué sistema es el que más te conviene.

Déjame en los comentarios cualquier duda que tengas.

Deja un comentario

  • Responsable: Daniel Sanz
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.