Qué es la inercia térmica y cómo afecta a tu vivienda

La inercia térmica no es un valor en el que solamos pensar, pero lo cierto es que cuando calientas tu casa en invierno es la inercia térmica la que influye en la forma de disipar este calor al ambiente.

Es un concepto sencillo pero que conviene tener claro. Todos los sistemas de calefacción tiene su inercia térmica, por lo que entendiendo cómo influye podrás decantarte por un sistema u otro.

Qué es la inercia térmica

Cuando hablamos de inercia térmica nos referimos a la capacidad que tiene un material para conservar su temperatura y la velocidad con la que cede o absorbe el calor.

En términos técnicos estaríamos hablando de su capacidad calorífica volumétrica y de su conductividad térmica.

 

Cómo influye en tu hogar

La inercia térmica está presente en el momento en el que decidimos calentar la casa. En función del sistema de calefacción que elijamos estaremos optando por un sistema de alta, media o baja inercia térmica. Y esto influirá en la velocidad con la que el sistema disipará el calor.

Para verlo de manera más clara he preparado la siguiente gráfica. En ella se compara un sistema de calefacción de baja inercia térmica (línea azul) con otro de alta inercia (línea roja). Para una temperatura deseada de 20 ºC (línea verde) se puede ver la forma de trabajar de ambos sistemas.

Diferencia entre baja y alta inercia termica

 

En el momento de encender la calefacción el sistema de baja inercia térmica alcanzará mucho antes la temperatura deseada. Esto es porque disipa rápidamente el calor. El sistema de alta inercia, por el contrario, lo hará de forma más gradual.

Pero lo mismo pasará en el momento de apagar la calefacción: el sistema de baja inercia térmica se enfriará rápidamente por lo que la temperatura del hogar bajará a mayor velocidad.

Por otro lado, con un sistema de calefacción de alta inercia térmica se mantendrá el calor tiempo después de apagarse, provocando que la vivienda se enfriará de forma más lenta.

En este caso no hablamos de rendimientos de calefacción. Lo que entra en juego es la rapidez con la que calienta el ambiente un sistema de calefacción y el tiempo que sigue calentando una vez lo hemos apagado.

 

Ejemplos de inercia térmica en calefacción

Ya hemos visto en qué influye la inercia térmica, ahora vamos a ver algunos ejemplos. En esta tabla tienes una rápida comparativa de diferentes sistemas de calefacción.

Material Inercia térmica Ejemplo
Gas Nula
  • Aire: calefactor, bomba de calor
Líquido Media
  • Agua: radiadores de agua
  • Fluido caloportador: radiadores eléctricos de aceite
Sólido Alta
  • Mármol: acumuladores eléctricos
  • Mortero de cemento: suelo radiante

 

Qué tipo de inercia térmica es mejor para tu hogar

Vamos a diferenciar entre dos tipos de viviendas:

– Viviendas con mucho uso de calefacción

Si vas a calefactar la vivienda durante un buen número de horas al día puedes usar cualquier tipo de material. En este caso puedes optar por un sistema de alta o baja inercia térmica.

Fíjate en otros aspectos como el rendimiento o el combustible utilizado, pero la velocidad con que la calefacción calienta la casa no será un punto a tener en cuenta. Podrás hacer la elección en función de tu gusto personal.

– Viviendas con poco uso de calefacción

En este caso hablamos de viviendas que necesitan la calefacción durante unas pocas horas al día o que se usan exclusivamente los fines de semana. Aquí sí que influye la inercia térmica.

Para estos hogares no es aconsejable un sistema de alta inercia térmica como es el suelo radiante. Este sistema de calefacción tarda más en empezar a calentar el ambiente, por lo que no es una solución para cuando llegues del trabajo.

Además, cuando ha cogido calor, tarda en enfriarse aunque se haya apagado la calefacción, por lo que en viviendas de fin de semana es una mala elección. Una vez llegue el domingo a la tarde y os marchéis de la casa el suelo seguirá aún caliente y nadie aprovechará ese calor.

Otra cuestión serían los acumuladores eléctricos. Puesto que su funcionamiento consiste en acumular el calor de día para liberarlo por la noche no es mala elección para viviendas con pocas horas de uso. Sí que habría más problema para casas de fin de semana, en esos casos necesitarían poder programarse para que empezasen a calentar antes de llegar a la casa.

 

Como has podido ver a lo largo del post la inercia térmica está estrechamente relacionada con la velocidad a la que se calienta el ambiente. Entendiendo cómo funciona puedes elegir el que mejor se adapte a tu rutina diaria.

Si quieres ampliar la información en estos dos post hablo sobre sistemas de calefacción en los que la inercia térmica juega un papel importante:

Suscríbete a la lista de correo

  • RESPONSABLE: Daniel Sanz González
  • FINALIDAD: enviarte información relevante relacionada con el contenido de esta página web (Nada de SPAM)
  • LEGITIMACIÓN: tu consentimiento (que estás de acuerdo)
  • DESTINATARIOS: los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing de actitudecologica.com) fuera de la UE en EEUU. MailChimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.
  • DERECHOS: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Deja un comentario

  • Responsable: Daniel Sanz
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.