La nueva normativa del autoconsumo en España ha facilitado las instalaciones fotovoltaicas en viviendas y comunidades de vecinos. Se puede generar energía con paneles solares estando conectado a la red eléctrica. Pero, ¿qué pasa con las instalaciones solares para las casas de campo?

Estas viviendas alejadas de los núcleos urbanos también son buenos lugares para colocar paneles fotovoltaicos, pero hay algunas diferencias respecto al resto de viviendas. Vamos a verlas.

1. Casa de campo sin conexión a red

Lo normal es que la casa de campo no tenga conexión a red, pero también puede ser interesante para poder desconectar a la vivienda de la red eléctrica. Por lo tanto hay que pensar en:

  • Viviendas sin conexión a red: supone una solución perfecta para poder disponer de electricidad.
  • Viviendas que se quieren desconectar de la red: el término de potencia de la factura de la luz supone un gasto económico recurrente, se use la vivienda o no, por lo que desconectarla de la red te ahorrará este término.

La diferencia más importante respecto a las viviendas conectadas a la red es que será necesario el uso de baterías. Estos equipos almacenan la energía producida por las placas para consumirla cuando sea necesario.

Incorporar baterías a la instalación aumentará su coste e influirá en su dimensionado.

Relacionado: Instalación fotovoltaica aislada: qué es y para qué se utiliza

2. Uso de la casa de campo

Habrá que diferenciar los perfiles de consumo en función de la utilidad que se le da a la casa de campo:

2.1. Todo el año

Igual que cualquier otra instalación con baterías. Se dimensiona la instalación para producir la electricidad suficiente para cubrir la demanda energética.

Para poder disponer de electricidad los días nublados será necesario instalar batería suficientes para superar varios días de baja generación energética.

Uso de la casa de campo todo el año

2.2. Fines de semana

Cuando el uso que se le va a dar a la vivienda es ocasional la situación cambia. Suponiendo una vivienda que se va a utilizar los fines de semana se reparte la generación de la siguiente manera

  • 5 días por semana (de lunes a viernes): generación eléctrica pero sin nada de consumo
  • 2 días por semana (sábados y domingos): generación eléctrica y consumo

De esta manera se puede dimensionar una instalación de menor potencia. Habrá 5 días a la semana dedicados exclusivamente para cargar las baterías. Los otros dos días no será necesario generar toda la energía que se va a consumir, pues habrá mucha almacenada en las baterías.

Uso de la casa de campo los fines de semana

2.3. Fines de semana y verano

Una tercera situación se da cuando la vivienda se utiliza los fines de semana pero también los meses de verano. Puede parecer que hay que dimensionar la instalación como si se fuese a vivir todo el año en ella, pero no es exactamente así.

  • Cuando se vive todo el año se realizan los cálculos tomando los datos de radiación del peor mes del año. El mes con menor número de horas de sol marcará la potencia que se debe instalar, con el objetivo de asegurar la generación eléctrica durante el año completo.
  • Cuando se vive de forma continuada sólo durante los meses de verano no será necesaria esta limitación. Con calcular la instalación para los datos de radiación en los meses de verano será suficiente. Será una instalación mayor que si se usa sólo los fines de semana, pero de menor potencia que el caso anterior.

3. Sobredimensionado o equipo auxiliar

Para viviendas desconectadas de la red eléctrica es necesario contar con un respaldo. ¿Esto que quiere decir? Que no se sabe con exactitud el número de horas de sol de las que se va a disponer cada día, por lo que puede darse el caso de que la generación de electricidad de la instalación fotovoltaica sea insuficiente.

En estos casos hay 3 opciones:

  • Sobredimensionar la instalación
  • Disponer de un equipo auxiliar
  • Estar sin electricidad

Como la tercera opción no tiene mayor misterio vamos a ver las dos primeras.

Sobredimensionar la instalación

Se trata de aumentar la potencia de la instalación solar lo suficiente como para asegurarse de que nunca faltará energía.

Equipo auxiliar

Consiste en disponer de un equipo que nos proporcione electricidad en momentos puntuales. Lo más sencillo es tener un grupo electrógeno. Ocupan poco espacio y generan electricidad a 220 V.

4. Equipos necesarios

La instalación solar constará de los siguientes equipos:

  • Paneles fotovoltaicos
  • Inversor
  • Regulador de carga
  • Baterías
  • Cables y estructura

5. Costes

– Equipos

Como has visto en el apartado anterior para saber cuánto te va a costar la instalación solar no debes fijarte únicamente en el precio de los paneles. Los equipos como el regulador de carga o las baterías supondrán un porcentaje importante del precio final.

– Instalación

Si tienes nociones suficientes de electricidad podrás llevar a cabo tú la instalación. No es excesivamente complicado y se pueden conseguir todos los equipos por internet. Pero si no es el caso también debes tener en cuenta que la instalación supondrá un gasto importante.

Puesto que dependerá de la zona en la que vivas lo mejor es que pidas presupuestos a empresas de tu zona. Pulsando en el siguiente botón los podrás solicitar de forma muy sencilla.

 

Pide presupuestos de instalaciones fotovoltaicas a empresas de tu provincia.

 

 

5/5 (1 Review)

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies