La energía fotovoltaica es un tipo de energía renovable que se encuentra presente ya en todo el mundo. Su bajo coste y la facilidad de dimensionar la instalación según las necesidades hace que sea una fuente de generación muy recomendable, pero necesita de otras tecnologías que la respalden cuando no hay sol. De ahí la importancia de conocer lo que supone una instalación solar fotovoltaica aislada.

Instalación solar fotovoltaica aislada

Sistemas fotovoltaicos autónomos (SFVA)

Los sistemas fotovoltaicos autónomos (o fotovoltaica aislada) no están pensados para las grandes ciudades o aquellos lugares que tienen una red eléctrica muy desarrollada. Sin embargo hay otras situaciones en las que estos sistemas son tremendamente útiles.

¿Qué es una instalación solar fotovoltaica aislada?

Llamamos instalación solar fotovoltaica aislada a aquel sistema fotovoltaico que trabaja desconectado de la red eléctrica. Se compone de una fuente de generación de energía (los paneles fotovoltaicos), regulador de carga, inversor y un sistema de almacenamiento de energía (comúnmente baterías).

Se diferencian de un Sistema Fotovoltaico Conectado a la Red (SFCR), o Sistema Fotovoltaico Interconectado a la red eléctrica (SFVI), en que éste dispone de un sistema de almacenamiento de energía.

Lo más común es que la energía se almacene en baterías, pero también hay sistemas que bombean agua a una zona más alta en los momentos en los que hay sol para luego hacerla pasar por una turbina cuando es necesario.

Ejemplos de instalaciones fotovoltaicas aisladas

Los usos de los SFVA son muy numerosos. Debemos de tener presente que la fotovoltaica puede alimentar a todo un vecindario o utilizarse simplemente para encender una luz de señalización de carretera. Podríamos dividir los ejemplos en las siguientes categorías:

  • Electrificación rural (viviendas, aldeas, refugios…)
  • Uso agrícolas y ganadero: (bombeo solar, riego, electrificación de cercas…)
  • Iluminación (carteles publicitarios, alumbrado público, paradas de autobuses…)
  • Señalización (señalización en carreteras, boyas meteorológicas, pasos a nivel…)
  • Telecomunicaciones (repetidores de señal, postes SOS de carreteras…)
  • Otras (estaciones de medida ambiental, barcos, autocaravanas…)

boya meteorológica alimentada con panel fotovoltaico

Imagen: wikipedia

Ventajas y desventajas de los SFVA

Puede parecer que todo son ventajas en este tipo de instalaciones fotovoltaicas, pero no es así.

Ventajas de la fotovoltaica aislada:

  • Independencia de la red eléctrica
  • Protección ante posibles subidas del precio de la electricidad
  • Uso tanto por el día como por la noche
  • Precio

Desventajas de la fotovoltaica aislada:

  • Configuración más compleja
  • Hay que elegir entre sobredimensionar la instalación o tener cortes en los meses de invierno
  • Las baterías tienen menor vida útil que los paneles fotovoltaicos
  • Precio

Un momento… ¿¡El precio está tanto en las ventajas como en las desventajas!? Vamos a ver el por qué:

Costes de la fotovoltaica aislada

En un SFVA las baterías encarecen el precio de forma considerable. Sale más rentable producir con paneles fotovoltaicos y estar conectados a la red para comprar la electricidad cuando no hay sol.

Pero el precio es una desventaja siempre y cuando tengamos una red eléctrica a la que poder conectarnos. Si no es el caso la situación cambia. Construir un tendido eléctrico para llegar a una vivienda que se encuentra apartada es muy costoso. En estas situaciones toman ventaja los SFVA.

SFVA en viviendas

Con lo que hemos visto hasta ahora queda claro que un SFVA en una vivienda es recomendable cuando no hay una red eléctrica a la que conectarse. No obstante, unos precios del KWh excesivamentes altos o peajes a la generación fotovoltaica que puedan surgir en algún país podrían provocar que esto cambiara.

 

Precios del KWh excesivamentes altos o peajes a la generación fotovoltaica podrían provocar que una instalación fotovoltaica aislada salga más rentable que estar conectado a la red eléctrica.

Si se da alguno de estos casos habría que hacer números y calcular cuál sería la mejor opción. Como punto a favor al SFVA: requiere una inversión inicial fuerte, pero luego no te verás afectado por las variaciones de los precios de la electricidad. Además, hablamos de que los paneles fotovoltaicos tienen una vida útil de 25 años (o más), tiempo más que suficiente para recuperar la inversión.

Conclusión

Una instalación solar fotovoltaica aislada es muy útil en los casos en los que no tenemos una red eléctrica estable cerca. Nos proporciona electricidad de forma constante incluso en los momentos en los que no hay sol.

Si pensamos a pequeña escala es indiscutible su utilidad. Un panel fotovoltaico de pequeña superficie con una batería de poca capacidad tiene muy poco coste y no necesita mantenimiento. La mejor opción para necesidades básicas.

Para consumos energéticos considerables está a la altura de otros sistemas de generación como los grupos electrógenos. Además, frente a estos tiene la ventaja de que no es necesario trasladar el combustible, pues a diferencia de la gasolina, el sol llega a nosotros de forma natural.

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest