Una instalación fotovoltaica aislada consiste en combinar el uso de paneles fotovoltaicos con baterías. De esta manera se almacena energía en las baterías para poder aprovecharla en momentos de ausencia de sol.

Lo cierto es que este sistema se lleva usando durante muchos años. Sus usos son de lo más polivalente: desde una pequeña estación meteorológica hasta el bombeo de agua de todo un campo de cultivo. Es un tipo de energía renovable que permite aprovecharse tanto a pequeña como a gran escala.

Vamos a ver más en profundidad esta tecnología.

¿Qué es una instalación solar fotovoltaica aislada?

Llamamos instalación solar fotovoltaica aislada a aquel sistema fotovoltaico que trabaja desconectado de la red eléctrica. Se compone de una fuente de generación de energía (los paneles fotovoltaicos), regulador de carga, inversor y un sistema de almacenamiento de energía (comúnmente baterías).

Se diferencian de un Sistema Fotovoltaico Conectado a la Red (SFCR), o Sistema Fotovoltaico Interconectado a la red eléctrica (SFVI), en que éste dispone de un sistema de almacenamiento de energía.

Lo más común es que la energía se almacene en baterías, pero también hay sistemas que bombean agua a una zona más alta en los momentos en los que hay sol para luego hacerla pasar por una turbina cuando es necesario. En este caso la energía se almacena como energía potencial. Es menos común pero también existe.

Los sistemas fotovoltaicos autónomos (o fotovoltaica aislada) no están pensados para las grandes ciudades o aquellos lugares que tienen una red eléctrica muy desarrollada. Sin embargo hay otras situaciones en las que estos sistemas son tremendamente útiles.

 

¿Quieres saber si te sale rentable colocar paneles solares en tu vivienda? Pide presupuestos de instalaciones fotovoltaicas sin compromiso.

 

 

Ejemplos de instalaciones fotovoltaicas aisladas

Los usos de los SFVA son muy numerosos. Debemos de tener presente que la fotovoltaica puede alimentar a todo un vecindario o utilizarse simplemente para encender una luz de señalización de carretera. Podríamos dividir los ejemplos en las siguientes categorías:

boya meteorológica alimentada con panel fotovoltaico

Imagen: wikipedia

  • Electrificación rural (viviendas, aldeas, refugios…)
  • Uso agrícolas y ganadero: (bombeo solar, riego, electrificación de cercas…)
  • Iluminación (carteles publicitarios, alumbrado público, paradas de autobuses…)
  • Señalización (señalización en carreteras, boyas meteorológicas, pasos a nivel…)
  • Telecomunicaciones (repetidores de señal, postes SOS de carreteras…)
  • Otras (estaciones de medida ambiental, barcos, autocaravanas…)

No pienses que el autoconsumo fotovoltaico es exclusivo de una vivienda, puede servir para un sinfín de situaciones diferentes.

 

Ventajas y desventajas de los SFVA

Puede parecer que todo son ventajas en este tipo de instalaciones fotovoltaicas, pero no es así. Hay algunos aspectos de esta tecnología que hay que tener presentes para poder darles solución.

Ventajas de la fotovoltaica aislada:

  • Independencia de la red eléctrica
  • Protección ante subidas del precio de la electricidad
  • Disponibilidad de electricidad tanto por el día como por la noche
  • Precio

Desventajas de la fotovoltaica aislada:

  • Configuración más compleja
  • Hay que elegir entre sobredimensionar la instalación o tener cortes en los meses de invierno
  • Las baterías tienen menor vida útil que los paneles fotovoltaicos
  • Precio

Un momento… ¿El precio está tanto en las ventajas como en las desventajas? Vamos a ver el por qué:

 

Costes de la fotovoltaica aislada

En un SFVA las baterías encarecen el precio de forma considerable. Es una parte de la instalación cuyo precio no ha descendido (a diferencia de los paneles, que se ha desplomado) y necesitan cambiarse antes que los módulos. Debido a este coste en la instalación hace que comprar energía de la red cuando no hay sol salga más barato.

Pero esta situación está empezando a cambiar. El aumento del precio del kWh y la disminución de los costes de las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico empieza a equilibrar la balanza.

Además, en España hay dos problemas añadidos para quien está conectado a la red y tiene paneles fotovoltaicos: tiene que seguir pagando el término de potencia y la electricidad que genera y no usa la vierte gratis a la red.

 

SFVA en viviendas

El autoconsumo fotovoltaico en viviendas empieza a ser cada vez más una realidad. Ya existen muchas empresas especializadas en el diseño y construcción de sistemas fotovoltaicos en los tejados de las casas. Además, pueden colocarse paneles fotovoltaicos tanto en viviendas unifamiliares como en bloques de viviendas.

Pero entonces surge la pregunta del millón: ¿sale rentable?

Y la respuesta es: depende.

Olvídate de las respuestas simples en fotovoltaica. No es lo mismo tener una casa en Asturias que en Sevilla. No generará la misma electricidad un tejado con inclinación de 30 º que uno de 45 º. No es lo mismo tener un árbol que haga sombra a nuestro tejado que no tener ninguno.

Para saber si merece la pena en tu caso necesitarás pedir presupuestos. Una vez los tengas podrás comparar con lo que pagas en tus facturas y ver si te resulta rentable económicamente. Piensa también en lo que pueda cambiar el precio de la electricidad cuando hagas tus cálculos.

Actualización
La ley que regula el autoconsumo en viviendas en España ha cambiado. Ahora tenemos un marco regulatorio que favorece este tipo de instalaciones, haciendo que sean ecnonómicamente más viables y con menos trámites legales. Visita este post para ampliar la información.

Instalación fotovoltaica aislada para viviendas

No obstante, si tienes un tejado con orientación sur y sin obstáculos como árboles o edificios altos que tapen el sol lo más seguro es que acabes recuperando la inversión.

Cuando se trata de autoconsumo conectado a la red la inversión se recupera normalmente antes de 10 años, pero si las condiciones son favorables la innstalación fotovoltaica aislada también será rentable. Normalmente se tardará mas tiempo en recuperar la inversión debido al coste de las baterías, pero será igualmente rentable.

Piensa que los paneles tienen una vida útil de 25 años, pero eso no quiere decir que dejen de funcionar. Esta vida útil lo que garantiza es que su rendimiento va a ser superior al 85 %, pero seguirán funcionando en buenas condiciones pasado ese tiempo.

Puede llegar a los 30 o 35 años con una potencia del 80 %. Seguirá siendo una instalación perfectamente utilizable.

 

Conclusión

Una instalación solar fotovoltaica aislada es muy útil en los casos en los que no tenemos una red eléctrica estable cerca. Nos proporciona electricidad de forma constante incluso en los momentos en los que no hay sol.

Si pensamos a pequeña escala es indiscutible su utilidad. Un panel fotovoltaico de pequeña superficie con una batería de poca capacidad tiene muy poco coste y no necesita mantenimiento. La mejor opción para necesidades básicas.

Para consumos energéticos considerables está a la altura de otros sistemas de generación como los grupos electrógenos. Además, frente a estos tiene la ventaja de que no es necesario trasladar el combustible, pues a diferencia de la gasolina, el sol llega a nosotros de forma natural.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si aceptas estás dando tu consentimiento de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para mayor información).

ACEPTAR
Aviso de cookies