Existen tres formas de transferencia de calor: conducción, convección y radiación. En nuestro día a día presenciamos estas tres diferentes formas de transmisión de calor, ya que hacemos uso de ellas al calentar la casa, cocinar lo alimentos, tomar el sol…

Conocer con exactitud la diferencia entre las tres es importante tanto para comprender correctamente el funcionamiento de los sistemas de calefacción como el de algunas energías renovables.

Las tres formas de transferencia de calor

Transferencia de calor

1. Conducción

El calor por conducción se produce cuando dos objetos a diferentes temperaturas entran en contacto. El calor fluirá a través del objeto de mayor temperatura hacia el de menor buscando alcanzar el equilibrio térmico (ambos objetos a la misma temperatura).

Un ejemplo lo tenemos a la hora de cocinar. Cuando estamos cocinando en una sartén, si se nos ocurre dejar un cubierto metálico apoyado en el borde, al cogerlo notaremos que se ha calentado (incluso puede que nos quememos). El calor se ha transferido de la sartén al cubierto por conducción.

Calor por conducción

2. Convección

La transmisión de calor por convección tiene lugar en líquidos y gases. Ésta se produce cuando las partes más calientes de un fluido ascienden hacia las zonas más frías, generando de esta manera una circulación continua del fluido (corriente convectiva) y transmitiendo así el calor hacía las zonas frías.

Los líquidos y gases, al aumentar de temperatura disminuyen de densidad, provocando la ascensión. El hueco dejado por el fluido caliente lo ocupa el fluido más frío (de mayor densidad).

Un error común suele ser pensar que un radiador calienta por radiación. Esto no es así. El radiador calienta el aire que está en contacto con él y éste asciende creando un flujo de aire de manera que se acaba distribuyendo por toda la estancia. Esto sería por lo tanto calor por convección natural.

 

En el caso de un calefactor que incorpora un ventilador sería convección forzada. El ventilador fuerza el flujo de aire.

Calor por convección

3. Radiación

La transferencia de calor por radiación no necesita el contacto de la fuente de calor con el objeto que se desea calentar. A diferencia de la conducción y convección, no precisa de materia para calentar.

El calor es emitido por un cuerpo debido a su temperatura. Para este caso podemos tomar como ejemplo el sol. El calor que nos llega del sol viaja por el espacio vacío y calienta la superficie de la Tierra.

De entre todas las energías renovables es la energía solar la que más aprovecha la radiación, pero en concreto la energía solar térmica juega con estas formas de transferencia de calor. Los tubos por los que transportan el agua están al vacío, de manera que todo el calor lo captan mediante radiación y evitan todas las pérdidas que se producirían por convección.

Calor por radiación

Resumen

Las tres formas de transmisión de calor se puede resumir en la siguiente imagen:

Formas de transferencia de calor

¿Serías capaz de identificar las tres formas de transmisión de calor? Intenta identificar en la imagen la diferencia entre conducción, convección y radiación y cuando creas que lo tengas mira la lista que hay a continuación.

 

Las formas de transferencia de calor de la imagen:

  • Conducción: El calor que se transmite a través de la cuchara metálica.
  • Convección: El flujo del café dentro de la taza.
  • Radiación: La foto en sí. Al ser una imagen térmica tomada con una cámara termográfica capta el calor emitido por radiación de los cuerpos.

Son tres formas totalmente diferentes de transferencia de calor, pero a veces por confusión o por mal uso del lenguaje pueden surgir dudas.


Fuente: cool cosmos / climate education

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest