Si vas a instalar o renovar el sistema de calefacción de tu casa puedes elegir entre varios tipos de radiadores. La diferencia puede parecer que está en la forma del radiador, pero existen distintos materiales con los que fabricarlos.

Calentar la vivienda supone una parte importante del gasto en facturas energéticas. En este gasto económico interfieren varios factores: el contrato de suministro energético, la fuente energética empleada, el rendimiento de la tecnología generadora de calor y los tipos de radiadores.

Tipos de radiadores

Se pueden dividir los radiadores en dos grandes grupos: los que actúan como intercambiadores de calor y los que generan el calor ellos mismos. Los primeros son radiadores de agua, que reciben agua caliente proveniente de una caldera y se encargan de disipar ese calor al ambiente.

 

1. Tipos de radiadores de agua

Los radiadores que llevan agua en su interior se utilizan para instalaciones con caldera de gas natural, biomasa o incluso en sistemas de aerotermia. En este último caso es una bomba de calor la que calienta el agua que posteriormente llegará a los radiadores.

 

1.1. Material

Son varios los materiales con los que pueden estar fabricados los radiadores.

1.1.1. Radiadores de panel de acero

También se les denomina radiadores de chapa, puesto que están formados por paneles de chapa. Son más económicos que el resto y pueden estar formados por elementos verticales o ser un conjunto liso o acanalado.

La velocidad de respuesta es muy alta.

Radiador de panel de acero

1.1.2. Radiadores de aluminio

Son, junto con los de panel de acero, la opción más utilizada. Son ligeros, pueden tener el frontal abierto o cerrado y tienen buena resistencia a la corrosión.

Tienen muy alta velocidad de respuesta.

Radiador de aluminio

1.1.3. Radiadores de hierro fundido

Este tipo de radiadores están tendiendo a desaparecer debido a su elevado precio. Están formados por hierro fundido y se pueden ver en algunos lugares que quieren conservar el aspecto retro que tienen. Son muy resistentes.

Tiene una velocidad de respuesta media.

Radiador de hierro fundido

1.2. Temperatura

La calefacción hasta hace unos años era casi exclusivamente de alta temperatura. Lo común era tener una temperatura media en los radiadores de 70 ºC haciendo que la caldera calentase el agua a 75 ºC. Esto da un salto térmico de 50 ºC (tomando como temperatura ambiente los 20 ºC).

Pero el los últimos años va tomando protagonismo la calefacción a baja temperatura. El RITE ya ha rebajado la temperatura de trabajo de los radiadores a 60 ºC (lo que supone un salto térmico de 40 ºC) y los estudios indican un importante ahorro energético en calefacciones dimensionadas para trabajar a baja temperatura.

1.2.1. Alta temperatura

En la calefacción de alta temperatura se pueden utilizar cualquiera de los radiadores descritos anteriormente. Emiten calor tanto por radiación como por convección y soportan sin problemas las temperaturas de trabajo.

1.2.2. Baja temperatura

Los mismos radiadores diseñados para calefacción a alta temperatura se pueden utilizar a baja temperatura. Será necesario una mayor superficie para alcanzar la potencia necesaria en una vivienda debido a la menor temperatura del agua, pero también existen radiadores diseñados para bajas temperaturas.

Los radiadores de baja temperatura se caracterizan por contener muy poca cantidad de agua y maximizar la superficie de intercambio. Para conseguirlo se fabrican con unos tubos de cobre por donde se les hace pasar el agua.

A pesar de que ha aumentado la superficie de intercambio son radiadores que emiten menos potencia calorífica debido a la baja temperatura del agua. Para no tener que aumentar el número de elementos a colocar se les incorpora unos pequeños ventiladores que se activa en los momentos más exigentes. De esta manera se consigue reducir el tamaño de los radiadores respecto a los de alta temperatura. Se les denominaría radiadores de baja temperatura dinámicos.

Estos radiadores se irán haciendo más populares. Son válidos para calderas de condensación, consiguiendo importantes reducciones de consumo, así como para sistemas de calefacción con bomba de calor, energía solar térmica o geotermia.

Radiadores Ferroli baja temperatura

 

2. Tipos de radiadores eléctricos

Otra opción para calentar una vivienda con radiadores son los eléctricos. A diferencia de los radiadores de agua, el radiador eléctrico es el que genera el calor y no actúa como un intercambiador.

Es normal plantearse instalar este tipo de radiadores ya que su coste es menor y no se necesita hacer obra, bastará con fijarlos a la pared y enchufarlos. Pero hay que destacar que esta tecnología es la más cara para calentar una casa. El ahorro en la instalación será superado por el elevado consumo eléctrico que tendrán estos radiadores.

La principal diferencia entre los diferentes tipos de radiadores eléctricos reside en lo que contienen en su interior:

2.1. Aire

Se les denomina convectores y su funcionamiento es muy simple. Mediante una resistencia eléctrica calientan el aire que tienen un su interior y éste asciende debido a su mayor temperatura. Pueden ser fijos o móviles.

Estos radiadores en cuanto se apagan dejan de emitir calor.

Tipos de radiadores: convector

2.2. Fluido caloportador

Son radiadores que presentan un fluido caloportador en su interior. Lo normal es que este fluido sea aceite y se usa con el objetivo de retrasar su enfriamiento una vez apagado. Se pueden diferenciar principalmente dos diseños:

  • Con ruedas: para una mayor comodidad a la hora de moverlos.

Radiador de aceite

  • Anclados a la pared: traen unos soportes para fijarlos a la pared. Son más estéticos y suelen traer programador.

Radiador eléctrico pared fluido caloportador

 

Relacionado: Radiadores de calor azul, ¿qué son en realidad?

2.3. Cerámicos

El principio sigue siendo el mismo: una resistencia eléctrica que se calienta al pasar la electricidad por ella. Pero este tipo de radiadores tienen en su interior un material cerámico que retrasará el enfriamiento una vez apagado. Mantendrá más tiempo el calor que los radiadores con fluido caloportador, aunque tardarán más en calentarse.

Emisor térmico cerámico


Más información: Fenercom (PDF)

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest