La tecnología LED es mucho más eficiente para la iluminación de lo que eran las bombillas incandescentes, pero también son más versátiles. Esta mejora de las prestaciones en las bombillas hace que tengamos muchas más opciones entre las que elegir.

Ya no se trata exclusivamente del casquillo o de la potencia, sino que habrá que tener en cuenta más parámetros como el ángulo de apertura o la temperatura de color.

Para que la compra de una bombilla LED no sea una elección a ciegas te he preparado esta lista de consejos ordenados por orden de importancia para que elijas la clase de bombilla que mejor se adapte a lo que necesitas.

Vamos a ver qué tipos de bombillas LED puedes elegir para tu casa.

 

1. Tipo de casquillo de la bombilla

Lo primero y más importante es conocer el tipo de casquillo que necesitas. Lo más normal es buscar las bombillas E27 o E14 (casquillo grueso o casquillo fino) pero existen muchísimos modelos más a parte de esos dos.

Yo me he encontrado con viviendas que usaban los siguientes casquillos: E14, E27, R7S, GU10, GU5,3 y tubos fluorescentes. Por eso no debes caer en el error de que todas las bombillas serán del mismo tipo.

Ayúdate de la imagen siguiente para saber con exactitud cuál es el casquillo que necesitas para cambiar las bombillas de tu casa.

Tipos de casquillos para bombillas LED

Diferencia entre los casquillos más habituales de las bombillas para casa (fuente)

 

2. Temperatura de color

Lo siguiente que deberás pensar es qué temperatura de color quieres. Antes con las bombillas incandescentes no había opción de elegir temperatura, pero con el LED esto cambia. Tendrás estas opciones:

  • Blanco cálido: zonas de relajación y descanso (dormitorios, salón, comedor…)
  • Blanco neutro: zonas de estudio o en las que se quieran resaltar los colores de los objetos (despachos, baños, vestidores…)
  • Blanco frío: zonas de trabajo o donde se necesite buena iluminación para ver lo que se está haciendo (cocina, taller…)

Se puede decir que el blanco cálido relaja a las personas, el blanco neutro transmite buen ánimo y el blanco frío es más estimulante.

Si tienes un negocio tendrás que pensar qué ambiente quieres para el local, y si buscas luces LED para tu casa deberás decidir si prefieres un entorno más tranquilo y relajado o uno más alegre y estimulante.

Lo normal es que puedas elegir entre las 3 opciones o al menos entre blanco frío y blanco cálido.

 

3. Potencia / lúmenes

La potencia de la bombilla entra dentro de las 3 cosas más importantes en las que fijarte a la hora de elegir una bombilla para tu hogar.

Para saber la intensidad con la que va a iluminar tienes dos parámetros en los que fijarte:

  • Potencia: vatios (W)
  • Luminosidad: lúmenes (Lm)

No obstante, lo mejor es que te guíes por la luminosidad (lúmenes). Es el dato que indica la cantidad de luz que va a emitir, independientemente de su potencia.

La potencia va ligada a la luminosidad, pero una bombilla más eficiente emitirá más lúmenes por vatio.

Los 3 aspectos en los que te tienes que fijar sí o sí son: el tipo de casquillo, la temperatura de color y la potencia en lúmenes.

 

4. Eficacia luminosa

La eficacia luminosa es un valor que combina la potencia y los luminosidad para conocer la eficiencia de la bombilla.

La fórmula sería la siguiente:

Eficacia luminosa = Luminosidad (Lm) / Potencia (W)

Esto dará una cifra que establecerá los lúmenes por vatio de esa bombilla. Cuanto más alto sea este valor, más eficiente será la bombilla.

No siempre se proporciona, de hecho es raro verlo, pero se puede calcular fácilmente.

 

5. CRI

El CRI es un parámetro que mide el rendimiento de color de la luz. Cuanto más alto es su valor, mejor se verán los colores de los objetos a los que se ilumina.

Luces con bajo CRI provocarán que la estancia tenga un color apagado y uniforme, mientras que valores altos de CRI provocarán que se aprecien los colores como realmente son.

El rendimiento de color es especialmente importante si en la estancia en la que estás necesitas ver correctamente los colores. Si vas a pintar o trabajar con fotografía o vídeo fíjate bien en este valor. Para el resto de situaciones con tener un CRI de 80 o superior es suficiente.

Rendimiento de color (CRI)

Reproducción de los colores de los objetos en función del CRI de la luz

 

6. Ángulo de apertura

El ángulo de apertura suele pasar desapercibido, pero es muy interesante jugar con él en función de lo que se quiera iluminar.

A mayor ángulo de apertura, mayor superficie iluminará, mientras que menor sea el ángulo, la luz se concentrará en una zona.

Ángulo de apertura

Forma de iluminar en función del ángulo de apertura

Ahora imaginemos dos bombillas con el mismo número de lúmenes pero con diferente ángulo de apertura:

  • Ángulo de apertura grande: iluminará más superficie, pero cada metro cuadrado recibirá menos lúmenes.
  • Ángulo de apertura pequeño: iluminará una zona más pequeña, pero lo hará con mayor intensidad.

Las luces LED con un ángulo de apertura más cerrado son ideales para dirigir la luz a una zona de lectura o estudio, o para viviendas con techos muy altos. También se puede utilizar para destacar detalles de la casa (cuadros, jarrones…).

Las bombillas con ángulo de apertura más abierto son perfectas para iluminar las estancias de manera uniforme.

 

7. Otros parámetros en función del tipo de LED

Hay otros parámetros importantes en los que fijarte que cobrarán mayor o menor importancia en función de la bombilla que quieras sustituir.

  • Voltaje: normalmente no puedes elegir voltaje, pero hay un tipo de LED que tendrás que fijarte bien ya que existen dos versiones: los leds para sustituir tubos fluorescentes. En función de cómo quieras hacer el cambio del tubo deberás optar por uno que funcione a 12V o a 230V.
  • Regulable: solo algunos LED funcionan con dimmer. Si lo que quieres es regular la cantidad de luz que emite el LED busca que sea regulable.
  • Dimensiones: en algunas bombillas como las R7S es especialmente importante fijarse bien en las dimensiones. El cambio de tecnología las ha hecho más grandes, por que no valdrán en todas las lámparas.

Ahora cuando vayas a comprar una bombilla quiero que te pares a pensar en qué necesitas, poniendo especial interés en los 3 primeros puntos (pero sin dejar de lado el resto de parámetros).

Una correcta iluminación es esencial para poder encontrarse cómodo en el hogar. Juega con todas las posibilidades que ofrecen los LED para crear diferentes ambientes en cada zona de tu casa.

¿Te ha quedado alguna duda sobre los diferentes tipos de bombillas LED que puedes poner en tu casa? Déjame un comentario para poder ayudarte.

 

Comparte esta entrada:

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies